Prueba: MERCEDES CLASE R 350 CDI 4MATIC LARGO

- Anuncio -

Un noble rutero

Como sucede en el caso de las familias de noble raigambre, nada más leer el largo nombre que identifica a este espectacular modelo, ya nos damos cuenta que nuestro protagonista de esta sección pertenece a un exclusivo club, al alcance de pocos afortunados.  Por Joan Garriga


 

 

 

 

- Anuncio -

 

 

 

 

 

De unos años a esta parte parece que si queremos demostrar nuestro alto status social, en caso de tenerlo, el único modo práctico resulta ponerse al volante de un todoterreno lo más caro posible y con tantos caballos rugiendo bajo su capot que nos convertirá automáticamente en el mejor amigo de nuestro gasolinero. Luego puede suceder que esa bestia mecánica capaz de acometer una etapa del Dakar no salga del asfalto urbano más que una o dos veces al año.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sin embargo desde Mercedes Benz nos proponen una propuesta original capaz de romper moldes y que ofrece un gran vehículo familiar, de siete plazas, con una amplitud en su habitáculo que supera a la de cualquier todoterreno y un equipo interno capaz de mimar a sus ocupantes como la marca de la estrella lleva décadas sabiendo hacer.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Además, el Clase R  en esta versión dispone de tracción conectable automáticamente cuando la situación se complique, de modo que no será la nieve o un camino de tierra lo que nos haga modificar nuestros planes de fin de semana. Con el Clase R no adquirimos un todoterreno, pero en su versión 4Matic no se echa atrás ante pistas nevadas o carreteras en condiciones difíciles por hielo, lluvia o nieve. El Clase R es así, espacioso, lujoso, seguro y encima ofrece unas cualidades excepcionales como remolcador de caravanas de la mayor talla. No en vano en su versión R350 CDI disponemos de un estupendo propulsor V6 diesel de inyección  directa que rinde 265CV.

El salón rodante

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Clase R, más en su versión de carrocería alargada  con una longitud total de 5,157 metros, tiene en la habitabilidad su máximo exponente. La configuración de los asientos nos recibe con dos excelentes plazas delanteras, que se benefician de un mueble central que ofrece un buen espacio de almacenaje y además permite un cómodo apoyo para el brazo. En la zona posterior tres pasajeros que en esta versión se benefician de gran espacio para las piernas. Además dos pantallas de TV, el sistema de entretenimiento de las plazas traseras, permite que los kilómetros pasen sin que los más jóvenes de la familia acusen el aburrimiento de modo prematuro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si nuestra familia es numerosa, podremos aprovechar las dos plazas suplementarias de la tercera fila, cuyos asientos resultan algo más amplios y accesibles que en otros vehículos que ofrecen este tipo de plazas. Si sólo viajamos aprovechando cuatro plazas los asientos traseros dejan un maletero llano casi en su totalidad, mientras que la plaza central de la segunda fila de asientos se puede replegar y transformar en una mesilla central para los afortunados pasajeros.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el interior esta unidad además se beneficiaba del doble techo panorámico solar, que nos permite viajar disfrutando de mayor claridad y con una visión del paisaje para las plazas traseras mucho más amplia de lo que disfrutamos en vehículos con techo convencional.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Queda claro que este monovolumen es un rutero de gran capacidad y eso el conductor también lo percibe. Así lo primero que nos llama la atención al ponernos al volante es que esta unidad cuenta con el cambio de marchas automático. Todo en el diseño y equipamiento de este vehículo está encaminado para incrementar el confort de sus ocupantes. Y eso también se nota al volante. Así, pronto nos acostumbramos a manejar el coche con los mandos del cruise control y desentendiéndonos del cambio de marchas. Realmente los kilómetros pasan de modo relajado y este diesel es capaz de consumir enormes distancias sin que el cansancio nos castigue.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Se trata del compañero idóneo para unas vacaciones ruteras. Eso sí, si nos va el comportamiento algo más dinámico, en el propio volante disponemos de las levas del cambio secuencial, que permite sacar bastante partido al V6 de 265 Cv que nos anima. Sin embargo tanto por estabilidad, potencia y características dinámicas el Clase R 350 4Matic CDI de 265 CV es capaz de ir mucho más allá de lo que los siete ocupantes serán capaces de soportar sin que el mareo haga su molesta aparición. No hay que olvidar que este es un gran monovolumen de carácter rutero y familiar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Al volante

Esas cualidades dinámicas en este caso serán algo así como una reserva de seguridad, que nos ayuden a salir con bien en caso de encontrarnos un imprevisto en el camino. En la conducción conviene dedicar un breve tiempo previo a darnos cuenta de todos los controles que podemos manejar desde el volante y las manetas que le acompañan: control de velocidad, selector del cambio automático, limitador de velocidad, teléfono, equipo de audio… Y por si fuera poco acude en nuestro auxilio la función de mando por la voz. Así seremos capaces de manejar el navegador o el móvil en marcha sin contravenir alguna de las muchas normas que nuestro amado gobierno nos dicta con asiduidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En marcha el Clase R nos ofrece una posición elevada de conducción que redunda en un mejor control del tráfico. Por su tamaño y cualidades ruteras donde mejor rendimiento obtendremos de este vehículo es en los largos desplazamientos por autovía, pese a lo cual disponemos de varias ayudas electrónicas que nos facilitarán la vida en el denso tráfico urbano y maniobrando para aparcar. Así, la alerta de proximidad por el ángulo muerto de los espejos nos ofrece adelantamientos seguros. Cuando un coche se acerca vemos en el retrovisor del lado afectado un triángulo naranja.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si la proximidad es mayor o bien accionamos el intermitente de ese lado en el que un vehículo se encuentra junto a nosotros el triángulo de advertencia será en color rojo. Así mismo los aparcamientos y maniobras en calles estrechas se benefician de los detectores de proximidad delanteros y traseros. Otro detalle que hará que maniobremos marcha atrás con la facilidad de expertos, como por ejemplo para enganchar nuestra caravana, es la cámara de marcha atrás, que además de una clara visión cuenta con líneas guía que nos marcan la trayectoria que seguiremos y la distancia previa a nuestro paragolpes trasero.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Facilitar la vida

Este tipo de ayudas electrónicas, unidas al cambio automático, la tracción 4Matic o la función frenado en los arranques en cuesta, hacen del Clase R un auténtico facilitador de la vida de su conductor. Son factores que unidos convierten a este vehículo en algo más cómodo y seguro de lo que otros nos ofrecen. Y es que ese parece ser un lema de los diseñadores de este vehículo, hacer fácil lo complicado. Y eso alcanza detalles como la apertura automática del portón trasero, que dicho sea de paso nos permite alcanzar un amplísimo maletero que incluso con las dos plazas traseras dispuestas para su uso nos dejan algo de espacio para el equipaje.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En definitiva, el Clase R de Mercedes puede convertirse en el mejor medio para solucionar el transporte vacacional de una familia que requiera hasta 7 plazas y una dosis de lujo y caché que otros vehículos simplemente no alcanzan. Y, por supuesto, su motor diesel de 265CV nos asegura la capacidad de remolcar la caravana de nuestros sueños. No podíamos esperar menos de un vehículo que dotado del equipamiento con el que contaba esta unidad de pruebas eleva su precio hasta los 95.000 euros, extras e impuestos incluidos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FICHA TÉCNICA:

Principal equipamiento unidad probada: Carrocería larga, tracción 4Matic, tapicería cuero, cámara marcha atrás más sistema parktronic. / plazas, cristales tintados, techo solar, sistema ocio plazas traseras, control ángulo muerto,volante multifunción en cuero y madera. Apertura automática portón trasero, faros bixenon…