100 AÑOS DE ALFA ROMEO

- Anuncio -

En 1911 salía de la fábrica de Portello, a las afueras de Milán, el primer Alfa, era el 24 HP diseñado por Merosi. En junio de 1910 se constituyó la A.L.F.A., Anónima Lombarda Fabbrica Automobili. Su logotipo, un círculo, con la mitad ocupado por el escudo de Milán, una cruz roja sobre blanco, la otra mitad el escudo de Visconti, una serpiente, biscione, sobre azul.

Después de la 1ª Guerra Mundial, hay cambio de accionariado y la empresa pasa a ser dirigida por Nicola Romeo y adopta el nombre de Alfa Romeo. En 1921 sale a luz el modelo RL, con motor seis cilindros de 2,9 litros de cilindrada, 56 CV, con válvulas en la culata y árbol de levas en el bloque, que define el que será espíritu de Alfa: coches veloces, con personalidad y mecánica deportiva.

Con la llegada de Vittorio Jano como responsable técnico nace uno de los mejores coches de la historia, el 6C – 1750, en 1929, en las versiones Super Sport y Grand Sport la potencia llega a los 85 CV que le proporcionan un velocidad máxima de 170 km/h con dos árboles de levas en la culata y cámaras de combustión hemisféricas, una disposición que se convierte en una peculiaridad de la marca.

Alfa Romeo se prodiga en las pruebas deportivas con gran éxito. En 1929 la firma confía su representación en las carreras a la Scuderia Ferrari, dirigida por Enzo Ferrari, el mismo que en la segunda década de los 40 creará la afamada marca que lleva su nombre. Ésta, a partir de 1932, utilizará el P3, un monoplaza con motor de 8 cilindros en línea, 3.822 cm3 en 1935, 330 CV y más de 330 km/h con desarrollo largo, dominará los grandes premios, pilotado por Tazio Nuvolari entre otros, hasta la llegada de los alemanes Mercedes y auto Unión.

- Anuncio -

Viendo la imposibilidad de que el P3 ni sus sucesores los pudieran batir, se decide participar en la clase “voiturette”, monoplazas de 1,5 litros de cilindrada máxima. Así nace en 1938 el 158, también llamado Alfetta, con motor de 8 cilindros en línea y compresor del tipo Roots. Con él Giuseppe Farina ganó el primer campeonato mundial de la Fórmula 1 en 1950, después del paréntesis de la 2ª Guerra Mundial. En 1951, su evolución llamado 159, con compresión en dos etapas y 425 CV de potencia a 9.300 rpm, potencia específica cerca de los 300 CV por litro de cilindrada, similar a la de los F1 actuales, dio su primer título mundial al argentino Juan Manuel Fangio.

Después de la 2ª Guerra Mundial, Alfa Romeo, que desde antes del conflicto pertenecía al conglomerado industrial IRI, Istituto per la Recostruzione Industriale, estatal, actualizó sus modelos de finales de los años 30, eran automóviles lujosos, algo anticuados y caros, como el 2500 6C, motor de seis cilindros que podía llegar a proporcionar 120 CV en la versión SS, que en una Europa convaleciente tenían poco mercado.

 

 

 

 

 

 

 

 

Se decide dar un nuevo enfoque, hacer turismos de mayor difusión. Así se crea en el año 1950 el modelo 1900 que es una verdadera revolución dentro de Alfa. Una berlina de cuatro puertas de línea convencional e incluso anodina, con carrocería auto portante y un motor de cuatro cilindros, 1.884 cm3, con dos árboles de levas en culata y 90 CV de potencia. Se mantenía el espíritu de la marca, se sitúa por encima de sus competidores en prestaciones pero a un precio asequible para el segmento medio alto de la población. Se aprovecha la imagen prestigiosa y deportiva de la marca con el slogan promocional “el coche familiar que gana carreras”. Es el primer Alfa fabricado en cadena de montaje. Entre 1950 y 1959 se construyeron más de 21.000 unidades, a comparar a las 2.600 del 6C – 2500 fabricadas entre 1939 y 1953. También existieron versiones deportivas, a menudo carrozadas por Ghia, Touring, etc.

Cupé 1900 con carrocería Touring Superleggera, palanca de cambio en la columna de dirección, volante a la izquierda, cinco velocidades, motor de dos litros y 115 CV

En 1954 llega el hermano pequeño del 1900, bautizado Giulietta, con motor de 1.290 cm3 también con doble árbol de levas en culata. Las potencias variaban entre los 53 CV de la berlina a los 116 CV del Sprint Zagato. Primero se presentó el cupé Sprint, diseñado por Bertone, para muchos uno de los deportivos más bonitos de siempre, seguido por la berlina al año siguiente. Fue un éxito de ventas, y sus casi 178.000 unidades fabricadas, de todas las versiones, asentaron a Alfa como fabricante de turismos con carácter deportivo de alta difusión.

 

 

 

 

 

 

 

 

Le sucede el Giulia, más grande, batalla de 251 cm. El motor ve aumentar la cilindrada a 1,6 litros, con potencias de 92 a 112 CV, este último con dos carburadores dobles. Inicialmente los cupé y cabrios Giulitta cambiaron su nombre por Giulia a la vez que incorporaban el motor 1.6, después apareció un cupé específico: Giulia GT.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La versión spider, llamado también Duetto, por las dos plazas, diseñado por Pininfarina, ha sido el modelo más longevo de la marca, 27 años, de 1966 a 1993, con muy pocas modificaciones de carrocería y motor, con bastantes más de 100.000 unidades construidas.

En la década de los setenta nace el Alfasud, el primero de la marca con tracción delantera, era un coche rápido, nervioso, estable, dentro de la tradición Alfa, pero con problemas de fiabilidad, que menoscabó la imagen de la firma, lo que unido a la crisis del petróleo creó problemas financieros que desembocaron en su integración en el grupo Fiat en 1986.

La marca entró en un ligero declive, a pesar de tener modelos como el 155, 145, etc., atractivos. Renació con el 156, origen de los Alfas actuales. Esta berlina de cuatro puertas, con las manijas de las traseras disimuladas en el montante trasero, reunía todas las características de lo que se espera de un Alfa: muy buena estabilidad, con suspensión delantera con doble trapecio, motor brillante de doble encendido, con 155 CV en la versión dos litros y muy agradable de conducir.

El haberse convertido en un fabricante de vehículos en serie no impidió que, de igual manera que en los años 30, fabricara algunos supercoches a partir de 1950, como el Montreal, entre los años 1970 y 1977, motor V8, inyección de gasolina, que producía 200 CV con una cilindrada de 2593 cm3. Se caracteriza por las rejillas escamoteables que cubren parcialmente los cuatro faros delanteros y su toma de aire, tipo NACA, en el capó. Se construyeron algo menos de 4.000 unidades.

Y más recientemente el 8C Competizione, motor delantero V8 de 4,7 litros y 450 CV de potencia, y tracción trasera.

La marca, a lo largo de su historia, ha sido pionera en tecnología, por ejemplo el universalizado sistema common rail de inyección de combustible en motores diésel, debutó en el 156, que lo equipó en exclusiva durante un año, unas de las condiciones de Fiat, autora del desarrollo, cuando lo cedió a Bosch.