Prueba: CITROËN C5 HDI 240 EXCLUSIVE

- Anuncio -

El C5 es una berlina del segmento medio-alto que se presenta como una alternativa a automóviles de marcas premium, como pueden ser Audi A4 3.0 TDI, BMW 330d o Mercedes C 300 CDI, con la ventaja de un precio alrededor de 15.000 € inferior, con mayor equipamiento, pero sin el prestigio que estas marcas proporcionan, vaya que ‘farda menos’.

 

 

 

 

- Anuncio -

 

 

 

 

 

La unidad que hemos probado, la top de gama del C5, incorpora un motor V6 turbodiésel de 240 CV de potencia, su precio de tarifa es de 34.550 €, a los que hay de sumar 6.140 € del pack opcional de cuero integral, que incluye, además del tapizado integral de cuero, alarma, suupercierre, equipo HiFi, navegador, aviso de cambio de carril, airbags laterales traseros, llantas de aleación de 19 pulgadas y detector de baja presión de los neumáticos..

Las vistas laterales y frontales del C5 no difieren mucho de otras berlinas de su segmento, son fluidas y elegantes. El frontal es más personal, redondeado y en el centro los “chevrons” característicos de la firma.

Los acabados interiores son de categoría, acordes con las pretensiones del coche. El tapizado en piel del cuadro de tablier le da categoría, pero, en determinadas circunstancias, sus costuras, de color claro, se reflejan en el parabrisas. Los instrumentos, indicadores, mandos, etc. están en línea con los de los de la competencia de la clase premium. Excepto el centro fijo, del volante, donde se agrupan los controles del audio, ordenador de a bordo y navegador entre otros, que están dentro de la tradición de originalidad y funcionalidad de Citroën. No hemos encontrado, ni práctico ni ergonómico, la ubicación de la ruedecilla de control de la pantalla multifunción, ni de los controles aledaños. El conductor los tiene apartados de su ángulo de visión, hay que alargar el brazo para manejarlos, al estar situados bajos y en plano vertical.

Al C5 le gustan los viajes largos, es un devorador de kilómetros. El confort es total, la suspensión hidráulica, versión Hidroactiva III, que Citroën inició en el año 1955 con el DS, da una relación confort/estabilidad extraordinaria. Tanto el conductor como los pasajeros ven pasar los kilómetros sin que el cansancio aparezca; además el asiento del conductor da la posibilidad de masajearle la espalda. Este tipo de suspensión es ideal para tirar de una caravana, ya que mantiene constante la altura al suelo, evitando el hundimiento de la trasera del coche, y absorbe bien los empujones y oscilaciones de la caravana. Las autovías, autopistas y carreteras generales son el terreno predilecto de este automóvil. En recta y en curva rápida la estabilidad es óptima, mantiene la trayectoria sin apartarse un centímetro, incluso con la suspensión en configuración standard, sin importarle que el terreno esté bacheado o tenga algunas irregularidades.

No es un deportivo, ni pretende serlo, pero en las carreteras viradas se comporta bien, si se quiere ir rápido es mejor optar por la configuración sport de la suspensión.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si se va muy rápido muestra tendencia a sobrevirar al entrar en curvas cerradas, levantando el pie del acelerador las aguas vuelven a su cauce. El motor V6 es una maravilla. Muy poco ruidoso, los ocupantes del coche no notan vibraciones. Responde bien a las solicitaciones del pedal del acelerador. Es potente, sube muy bien de vueltas. Está asociado a una caja automática de seis relaciones. Una elección muy conveniente para la filosofía del modelo y muy apropiada para los caravanistas.

Con la seguridad y el confort que da el C5 es muy fácil superar los límites de velocidad legales sino se utiliza el regulador de velocidad

Los consumos, en solo, son sorprendentemente bajos a tenor de su peso, que con dos personas y equipaje ronda las 2 toneladas, y sus prestaciones. En un viaje Barcelona – Salamanca –Barcelona el consumo promedio fue de 6,7 litros a los 100 km, según el ordenador de a bordo. Esto incluye algunos tramos urbanos. En urbano, Barcelona, siendo cuidadosos con el acelerador, estuvimos en los 10 l/100 km.

Ficha técnica: