Prueba: AUDI Q5 2.0 TDI 170 CV

- Anuncio -

El Audi Q5 es un SUV medio por su tamaño, 4,63 metros de largo, comparable con el BMW X3, 4,57 m, y el Mercedes GLK, 4,53 m, para mencionar otras marcas premium, o con el más popular y exitoso Nissan Qashqai que mide 4,53 m. Es el menos alto de estos vehículos, un centímetro menos que el Qashqai y 5 menos que el GLK. El precio es similar a los otros premium y notablemente superior al Nissan.

El frontal es claramente Audi, con una línea de leds en los faros, en función de luces diurnas.

El lateral de la carrocería se caracteriza por una línea de cintura alta ascendente, ventanas relativamente pequeñas, su altura es, aproximadamente, una tercera parte de la de la carrocería, montante trasero inclinado hacia delante, que le da dinamismo.

- Anuncio -

Atrás, el portón se abre a un maletero grande, 540 litros de volumen, ampliable abatiendo los asientos traseros.

Estos asientos tienen un desplazamiento longitudinal de 10 cm, cuando están totalmente retrasados el espacio para las piernas de sus ocupantes es generoso.

Los acabados interiores, como corresponde a un vehículo de su clase y precio, es de primer nivel.

Buena equipación estándar. Destaca la rueda de control, que se utiliza como un joystick, en la consola central, que controla la mayoría de funciones como el navegador, sonido, etc. Está bien ubicada, a mano, aunque la preferiríamos algo mayor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La mayoría de los conductores encontrarán con facilidad la posición idónea de conducción. El asiento se regula en altura, inclinación y se desplaza longitudinalmente, el respaldo permite variar la inclinación, además el volante se regula en altura y profundidad.

El automóvil que hemos probado disponía de un motor turbodiésel de 2 litros de cilindrada, 170 CV, acoplado a una caja de velocidades de doble embrague, S tronic, con siete relaciones y accionamiento automático, o bien manual con levas en el volante.

El motor se muestra suficientemente potente para mover las casi dos toneladas que pesa el coche con dos ocupantes, se notan los 350 Nm de par, disponibles entre 1.750 rpm y 2.500 rpm, lo que le permiten tirar de una caravana con comodidad, incluso si llega a los 2.000 kg, que es su límite legal de arrastre.

El comportamiento dinámico del Q5 no decepciona, en curvas rápidas da confianza al conductor, en las más cerradas y lentas, muestra en situaciones extremas, ligera tendencia al subviraje que se soluciona, parcialmente, balanceándolo a la entrada de las curvas. En carretera su consumo es correcto, en tráfico urbano se incrementa, como es lógico, pero sin llegar a ser escandaloso.

FICHA TÉCNICA: