Prueba: VOLKSWAGEN CALIFORNIA BEACH 2.0 TDI 140

- Anuncio -

El California Beach nos traslada a las playas californianas, al movimiento hippie y sus furgonetas Volkswagen T1, más o menos adaptadas a vivienda, que dieron origen a los campers, con toda la carga de libertad, independencia, inconformismo y contracultura que se asocia a este movimiento y del que las T1 fueron su icono.

La California Beach es una variante de la actual T5, y se monta sobre varias mecánicas e incluso existe la posibilidad de tracción a las cuatro ruedas. La versión que hemos probado dispone de un motor de 2 litros de cilindrada, turbodiésel, con 140 CV de potencia, asociado a un cambio de velocidades manual de seis relaciones y tracción delantera.

La transformación camper es simple, básicamente un techo elevable, que es fácil subirlo y bajarlo, ocupado totalmente por una cama, con somier de lamas de madera, de 120 cm de ancho por casi dos metros de largo, se accede subiéndose a los asientos delanteros, es más fácil de los que parece a primera vista. El techo es inclinado, las cabezas se colocan en la parte delantera, donde la distancia libra al techo es de 87 cm, y los pies en la trasera, distancia libre 32 cm, un pie del 44 mide alrededor de los 28 cm.

- Anuncio -

La camper que hemos probado tiene un asiento central de tres plazas y un tablero, Multiflex según denominación VW, con ambos se consigue una cama de 148 cm de ancho por 183 cm de largo. Hay posibilidad de substituir el Multiflex por un asiento doble; incrementando las plazas en ruta hasta siete, no se pierde la posibilidad de la cama pero se reduce notablemente el volumen del maletero.

Tiene una mesa, que se guarda en el panel de la puerta deslizante,

que se puede colocar en una guía, entre el asiento central, que se desplaza sobre unos rieles del suelo, y los dos asientos de la cabina que son giratorios,

como la cama se pude adosar al techo cuando está alzado, la altura libre en el salón, sobre los dos metros, permite estar de pie. También se puede colocar la mesa en el exterior,

está provista de patas desmontables, y se le suman las dos sillas que se guardan la parte interna del portón trasero.

El equipo se puede completar con un toldo opcional.

No hay ni cocina ni aseo, por lo tanto es recomendable, para acampadas de más de un noche, ir a un camping. España, por suerte o desgracia, no es la California de los sesenta, y raramente se encuentran playas solitarias donde acampar, y pasar las veladas nocturnas junto a una hoguera escuchando a Joan Baez. En principio no debe haber problemas con la iluminación ya que cuenta con una batería auxiliar de 75 Ah.

En marcha su comportamiento es el mismo que el de una T5 de igual motorización. El peso del techo elevable y el correspondiente incremento de altura del centro de gravedad, no se acusa en condiciones normales de uso habitual, ni cuando se pisa el acelerador y se toman las curvas rápido.

Los consumos son muy aceptables, en carretera y autovía, respetando los límites legales, es fácil leer en el ordenador de a bordo valores alrededor de los 7,3 litros cada 100 km. El par motor de estos motores a muy bajas vueltas es mínimo, si se le suma que el peso del vehículo, con dos ocupantes y equipaje supera fácilmente las 2,2 toneladas, es fácil calarlo al arrancar. Debido a sus dimensiones contenidas, principalmente la altura, se pueden utilizar los mismos parkings que los turismos, muy importante cuando se visitan ciudades.

Los California tienen la opción de los pack CO2 neutral que compensan las emisiones de CO2 del vehículo entre 10.000 km y 150.000 km, plantando, certificado, entre 8 y 110 árboles, que compensan 300 kg de CO2 cada uno durante un periodo de tiempo de 40 años. El precio se sitúa entre 163 € y 1.882 €.

Existe una versión, Confortline, con cocina eléctrica de dos fogones, fregadero, depósitos de aguas limpias y grises de 30 litros cada uno, nevera de compresor a 12 V, dos baterías auxiliares, accionamiento electrohidraúlico del techo elevable y equipación más completa, por unos 54.900 € con el motor de 140 CV.

FICHA TÉCNICA: