Prueba: SEAT Mii

- Anuncio -

Con el Mii Seat vuelve al segmento A, de los coches pequeños y ciudadanos. Continúa la saga del inolvidable 600, del 133, el primer coche desarrollado por la marca sobre la base del 850, del Panda, seguido del Marbella, un restyling del anterior, cuando la firma se independizó de Fiat, y del Arosa ya bajo la tutela Volkswagen.

El Mii es la versión Seat del VW Up! y del Skoda Citigo. Son prácticamente iguales salvo en el frontal, y para nosotros el más acertado es el de Seat. Se ha realizado un esfuerzo considerable para obtener unos consumos mínimos, empezando por el motor, un tres cilindros de 1.000 cm3.

Con tres cilindros hay menos piezas en movimiento que con cuatro, menos rozamientos, por lo tanto gasta menos y cuesta menos, también es más ligero, 69 kg en este caso, lo que también ayuda a ahorrar combustible.

- Anuncio -

La versión que hemos probado, desarrolla 60 CV de potencia, con un peso, en orden de marcha, de 929 kg según su ficha de características técnicas, que no está mal para un coche de algo más de 3,5 m de largo, que hace gala de 5 estrellas Euro NCAP en seguridad de adultos y niños.

Este Mii es la prueba de que un automóvil de gasolina puede tener un consumo muy contenido; hemos comprobado que en autopista a un crucero de 130 km/h leídos, ha consumido entre 6,3 y 6,4 litros cada 100 km. En carretera, con el velocímetro entre los 90 y 100 km/h, en función de las limitaciones, 4,2 l/100km. En autovía, sin sobrepasar los 120 km/h de marcador, el consumo salió a 4,9 l/100 km. En ciudad, pero con tráfico fluído, rozó, por debajo, los 6 l/100km.

En resumen unos consumos muy razonables, a los que ha ayudado un Cx de 0,32 unido a una superficie frontal relativamente pequeña, ligeramente por encima de los 2 m2, un motor muy elástico, un plus que aporta el motor de gasolina, unido a unos desarrollos de cambio largos, de hecho la velocidad máxima, algo más de los 160 km/h declarados por el fabricante, se obtiene en 4ª.

En carretera se aprecia un buen comportamiento dinámico, con ligera tendencia al sobrevirage cuando el tren trasero está bien apoyado. Para obtenerlo se ha optado por un tarado de suspensiones tirando a duro, que en firmes bacheados pueden llegar a fatigar a los ocupantes. Para los adelantamientos es conveniente reducir de marcha, no hay que dudar, si es preciso, en poner la 3ª que sube hasta 140 km/h de marcador. Sus 60 CV son aprovechables y suficientes si se quiere respetar los límites legales de velocidad.

Las plazas delanteras son confortables, los acabados aceptables teniendo en cuenta el precio del coche. El maletero, con sus 251 litros de capacidad suficiente para utilización urbana, en caso de necesidad, abatiendo las dos partes del respaldo trasero se convierten en 951 litros.

Entre el equipo destaca el navegador, de quita y pon, situado en el centro del tablero de instrumentos, que además es ordenador de abordo y puede proporcionar otras informaciones útiles como cuentarrevoluciones.

FICHA TÉCNICA: