CÓMO FUNCIONA LA CALEFACCIÓN

- Anuncio -

La gran mayoría de caravanas montan calefacción de gas. Hay varios fabricantes de este elemento, su esquema de funcionamiento es similar en todos.

El principio de funcionamiento es simple, el calor generado por la combustión de gas calienta un radiador, que a su vez calienta aire de dentro de la caravana, que o bien circula por convección y se distribuye por el interior, o bien es forzado a moverse por una turbina, que mediante unas tuberías lo distribuye por toda la caravana. Para su descripción nos basamos en una radiografía de la calefacción Truma S3004, la marca más habitual de este equipamiento.

Como los gases resultantes de la combustión, que contienen CO2 y posiblemente algo de CO, son nocivos, el circuito de combustión es estanco, el aire para esta se toma del exterior y los gases se expulsan a la atmósfera por medio de una chimenea.

El aire que entra por (5) se junta con el gas, que entra por (1), en el quemador (3). La combustión se inicia gracias a una chispa que produce la bujía de encendido que está en el quemador, bien automáticamente (2), bien por un piezoeléctrico que se activa con un pulsador. Hay una ventana acristalada para controlar la llama (4). Los gases de la combustión pasan por dentro del radiador (6), antes de ir a la chimenea (8) pasando por la tubería (7). Aire del interior de la caravana se calienta al pasar por el radiador aspirado por la turbina (14) que los distribuye por el todo el habitáculo mediante unas conducciones apropiadas. La temperatura se controla por el mando (10), que a través de la varilla (11) actúa sobre la válvula (12) y regula la entrada de gas. El termostato (13) asegura que la temperatura sea correcta. La velocidad de giro de la turbina, y por lo tanto el flujo de aire caliente al habitáculo se gradúa por el mando (14). Algunas calefacciones tienen una resistencia eléctrica (15) para calentar rápidamente el interior de la caravana sin utilizar gas.

- Anuncio -