NISSAN NV200 EVALIA

- Anuncio -

El Evalia es la versión turismo de la furgoneta NV200, se trata de un monovolumen grande por dentro, y pequeño por fuera, mide solo 4,4 metros de largo, alto, 1,85 m, y relativamente estrecho, 1,7 m. Gracias a estas medidas se desenvuelve muy bien en el tráfico urbano. Con su reducido diámetro de giro de 10,6 m y su cámara trasera es fácil aparcar.

El motor, montado transversal delante, de origen Renault, es un diésel de algo más 1,4 litros de cilindrada, que proporciona 110 CV de potencia y permite una velocidad máxima de 160 km/h. Está acoplado a una caja de cambios de 6 velocidades que se acciona con comodidad al estar la palanca de selección de marchas en el salpicadero, cerca del volante.

El conductor y los pasajeros están situados altos, dominan bien su entorno. Entrar y salir del coche es cómodo, las puertas laterales traseras son correderas, se agradecen cuando se aparca en batería y hay poco espacio entre coches.

- Anuncio -

La ubicación de mandos y controles tiene una buena ergonomía. En el centro del salpicadero se sitúa una pantalla multifunción, que en la unidad que hemos probado incluía un navegador, debajo los controles de la climatización, tres ruedas, a mano, fáciles de usar e intuitivas. Los otros mandos principales se agrupan en el volante, entre otros el cruise control y el sistema de audio.

El Evalia detecta la llave de contacto y no es preciso introducirla en su alojamiento para arrancar el motor, solo hay que tenerla al lado, o en un bolsillo, y girar la manecilla situada al lado del volante.

Una vez en marcha su comportamiento es muy similar al de un turismo convencional, buena insonorización y suavidad de marcha.

Potencia sobrada para el quehacer diario y para los desplazamientos, tanto por carretera como por autopista, supera alegremente los límites de velocidad legales con consumos muy contenidos. Por poco que se sea prudente con el acelerador se consiguen consumos de 6 – 6,5 l/100 km. La manejabilidad es buena, se aprecia la asistencia eléctrica variable de la dirección.

Su comportamiento dinámico es mejor de lo que se espera de un coche relativamente estrecho y alto, sin ser un deportivo, permite una marcha alegre sin sensación de estar rozando el desastre en cada curva, los controles electrónicos: ABS, EBA, EBD y ESP (control de estabilidad) éste opcional, complementan la seguridad dinámica de este Nissan.

Los acabados se han cuidado, todo enmoquetado y con detalles como las bandejas tipo avión en los respaldos de los asientos delateros.

El espacio interior es sorprendentemente amplio y permite su transformación en camper, cabe bien una cama de 2 x 1,25 metros y si se quiere hay transformadores que le dotan de un techo elevable, como el alemán Zooom que presentó un par de campers sobre Evalia en el último salón de Düsseldorf.

FICHA TÉCNICA: