VOLKSWAGEN AMAROK

- Anuncio -

Los pick-up se relacionan con USA donde estos tipos de vehículos son muy populares, también nos remiten a países exóticos, a aventuras circulando por pistas de tierras. En España no son muy frecuentes y los que vemos suelen tener la caja cubierta por un hard top.

El Amarok es la propuesta de Volskwagen en este campo, es grande, algo más de 5,1 metros de largo, alto 1,83 m, pesa casi dos toneladas de tara, y es potente, 180 CV. Se puede tutear con cualquier producto estadounidense. Para ir con caravanas es extraordinario. Muy seguro, con su tracción en las cuatro ruedas, en la versión que hemos probado (existe también con solo tracción trasera) y su peso, los posibles movimientos de la caravana no le afectan en absoluto, como constatamos con la Across de cinco metros que le enganchamos.

Pero si está pensando en comprarse un Amarok para tirar de una caravana, mire antes su carnet de conducir, si es el B, su caravana debe tener una MMA de un máximo de 680 kg, lo que es muy infrecuente, pues en caso contrario los MMA, Masa Máxima Admisible, del coche y la caravana superarían los fatídicos 3.500 kg que permite este carnet. La solución es el carnet B96, que se obtiene pasando una, relativamente, sencilla prueba, y eleva la suma de MMA a 4.250 kg, en este supuesto la MMA de la caravana puede llegar hasta 1.430 kg. Ya nos encontramos una contradicción de la norma, supuestamente hecha para mejorar la seguridad. Es mucho más seguro traccionar con el Amarok que con un turismo convencional, pero el habitual carnet B no lo permite.

- Anuncio -

Lo que más nos ha sorprendido de este coche ha sido su poca “sed” de gasóleo, sin la caravana, practicando una conducción económica, sin sobrepasar los límites legales de velocidad, con tramos de autovía pero también de carreteras viradas con subidas y bajadas, hemos promediado 8,3 l/100 km, lo que está muy bien, si se tiene en cuenta el peso del coche, sus dimensiones, su aerodinámica poco favorable y los neumáticos, 245 de ancho.

La clave, de este excelente resultado, está en el motor, un dos litros turbodiésel, cilindrada pequeña para el tamaño del coche, pero potenciado hasta los 180 CV; un ejemplo de las ventajas, en consumo y contaminación, de rebajar la cilindrada, pero sin renunciar a la potencia. Para hacerlo posible, y obtener una buena curva de par, se han dispuesto dos turbos, uno pequeño y otro mayor y el dispositivo star-stop. El trabajo realizado por los técnicos es muy bueno, no se nota la entrada de los turbos, la respuesta es buena a partir de las 1.200 – 1.300 rpm, por debajo no hay nada. Lo que obliga a utilizar el cambio de marchas con frecuencia. Un cambio con relaciones largas, el consumo obliga, nótese que la velocidad máxima, sobre 180 km/h, se consigue en 5ª.

Su construcción es la propia de un vehículo de carga, de hecho VW lo vende a través su división de comerciales, con chasis separado y eje rígido trasero, ideal para soportar carga, pero que cuando está descargado da rebotes del eje trasero y se nota un desacoplamiento mínimo entre ambos ejes.

Los acabados interiores, típicos del fabricante, son de buen nivel con un equipo de serie completo, con complementos como el asistente para aparcamientos.

Los asientos están tapizados en piel, el espacio para los delanteros es generoso, dada la amplitud del vehículo. Los ocupantes de las plazas traseras tendrán el espacio justo para sus piernas, si los asientos delanteros están muy tirados hacia atrás.

El disponer de una plataforma de carga de buenas dimensiones, ver imagen, puede ser muy práctico, pero puede ser problemático para el equipaje, si la zona en que estamos es frecuentada por los amigos de lo ajeno. Un inconveniente que no existe si vamos con la caravana, pues nuestros enseres se colocan en su interior.

FICHA TÉCNICA: