VOLKSWAGEN CALIFORNIA EDITION TDI 4MOTION

- Anuncio -

Tiempo de viajar

No suelen ser muchas las opciones para viajar a bordo de una furgoneta completamente equipada y con tracción integral. El mercado casi siempre limita la oferta a carga especializada, preparaciones profesionales y poco más. Pero esta California es una buena elección para los que buscan un vehículo multiusos.


Las furgonetas Volkswagen siempre han sido sinónimo, desde que el movimiento hippie las adoptara como medio de transporte, de libertad y un cierto punto de rebeldía y de inconformismo. Ocurre a menudo que el concepto original se va diluyendo con el paso del tiempo. Les ha pasado a iconos del mundo del motor como Harley Davidson, Chevrolet o incluso Porsche. Pero Volkswagen ha sabido mantener ese nosequé que la ha llevado a ser una referencia desde hace cinco décadas en lo que ha vehículos para viajar se refiere.

Pero… ¿es realmente la California T5 Edition un buen compañero de viajes? La respuesta es: depende. Depende de aspectos como lo qué esperamos de un automóvil de su precio, de si creemos que por ser 4Motion ya es un todo terreno, de si una cocina y unos muebles pueden transformar una furgoneta en algo más o de si el lujo está reñido con las aventuras más auténticas.

Empezaremos por la primera pregunta. ¿Es la California T5 realmente lo que esperamos de un automóvil de su precio? Sin duda la respuesta es sí. Por muy cara que pueda parecer en el momento de comprarla, la T5 California ofrece toda una serie de extras que otros vehículos de su tamaño y precio no ofrecen ni por asomo. Es imponente desde fuera. Incluso elegante. No está tan vista como puede estarlo un coche de gama alta en una de las principales capitales españolas.

- Anuncio -

En su interior se dispone de todo tipo de lujos y detalles difíciles de ver en una furgoneta, todo terreno o deportivo de su precio. No estamos hablando de asientos de cuero ni 400CV de potencia. Eso es del todo innecesario para viajar. Estamos hablando de sus dos camas aptas para cuatro pasajeros, de su completa cocina, de una nevera “de verdad”, de una serie de armarios para guardar lo que se quiera, de una mesa abatible en el interior y otra para el exterior, de toldo, de su centralita de control… En fin, de un montón de cosas que pocos habrán disfrutado a no ser que lleven tiempo metidos en el mundo de las camper.

Habitáculo

Vamos a dejar de comparar la California con otros automóviles de su mismo precio puesto que son mundos opuestos. Lo que de verdad debemos hacer es mirar lo que hay en su interior y si es realmente interesante para viajar, que para eso está fabricada. Abrimos la puerta y entramos. Evidentemente el mando a distancia activa la apertura y cierre de los seguros.

La primera sensación que recibimos a simple vista es el perfecto acabado del habitáculo. Espacio hay de sobras. Plantearse un gran viaje en su interior ya es otro cantar. Evidentemente, el tema del espacio es subjetivo. Cada cual sabe sus necesidades y si le gusta viajar más o menos cómodo. La vida a bordo es agradable. La calefacción estática controlable mediante un mando a distancia, mantiene una muy buena temperatura en invierno. En verano tendremos que poner el motor en funcionamiento para disfrutar del aire acondicionado. La cocina es potente. Los fogones se encienden con un piezoeléctrico y calientan perfectamente. No hay extractor en el techo, ni claraboya. Pese a ello la ventana lateral corredera es suficiente para ventilar. Esta ventana lateral posee una mosquitera de serie para los que tengan pánico de los mosquitos y las moscas.

No nos gustó la tapa de cristal que cubre los fogones y el fregadero, siempre pensando en grandes viajes donde puede sufrir algún desperfecto en forma de rotura. Además, cambiar la bombona de gas es una operación difícil. La verdad es que debería poder hacerse de una manera mucho más fácil e intuitiva, pero no es así… La nevera, por el contrario, sí que nos gustó. Enfría perfectamente, tiene 42 litros de capacidad y se controla desde el panel de manejo central en la zona delantera. Hay muchos detalles que se tienen que ir descubriendo. En el lateral de la puerta se incluye una mesa multiusos perfectamente integrada. Y en el portón trasero un sistema para llevar las sillas.

Es un ejemplo del esfuerzo que ha realizado la marca para mejorar la capacidad de transportar elementos de camping sin que ocupen espacio. En uno de los laterales del mueble de la cocina encontramos un doble enchufe, apto para conectar aparatos de 12V (hay cuatro en total repartidos por el habitáculo) y de 220V (hay dos en total). Evidentemente, la California Edition posee de serie un convertidor de 12 a 220V para cumplir a la perfección con este tema. En la guantera, pagando un extra, está el conector para el iPod o iPhone. También entre los extras se puede optar por un sistema de navegación con sistema bluetooth y pantalla táctil. Desde el panel de manejo central, situado en la zona delantera en lo alto del habitáculo, se puede manejar la temperatura de la nevera, la de la calefacción estática, el techo levadizo hidráulico, saber la carga y descarga de la batería, y controlar los niveles de los depósitos de aguas limpias y aguas grises. El de aguas limpias se llena desde el exterior con gran facilidad. La cama también merece un apartado a parte. Hay dos, una en la zona baja y otra en la zona alta, accesible únicamente con el techo elevado. La de la zona alta no tiene mucho misterio.

Se alza el techo mediante el panel de control y ya está. La de la parte baja es más complicada de manejar. El asiento trasero se desplaza hacia delante o hacia atrás según las necesidades de cada uno. Para convertir el asiento en cama se debe adelantar dicho asiento mediante un tirador, abatir los reposacabezas y accionar otro tirador para que el respaldo baje. Una vez hecho, se vuelve a desplazar el conjunto hacia atrás hasta formar la cama. Parece fácil, pero el funcionamiento en la unidad de pruebas no era satisfactorio. Eso sí, una vez conseguido queda una cama muy cómoda. Algo que se nos había olvidado comentar respecto a la cama de la zona alta: cuando no se usa se puede levantar para poder estar erguido sin problemas. El maletero puede variar su capacidad subiendo o bajando la bandeja metálica.

La siguiente pregunta es si la California 4Motion DSG es realmente un vehículo todo terreno. La respuesta es no. Y está claro el porqué. A nadie que lea estas líneas y haya visto una California 4Motion se le va a escapar que la única diferencia entre esta y una “normal” es la tracción integral. No hay ningún tipo de añadido para facilitar aún más las cosas cuando circulamos fuera de carretera. Nos referimos a que no hay suspensiones levantadas, ni neumáticos offroad, ni protecciones en los bajos. Pero quizás no sea necesario si le vamos a dar un uso racional. Es perfecta para circular por caminos, por carreteras mojadas o por nieve. La seguridad extra que aporta el sistema 4Motion se agradece. Pero no le pidamos que afronte caminos rotos ni trialeras de ningún tipo. No está pensada para eso.

Se puede viajar por todo el mundo con esta California 4Motion. Como con cualquiera. Pero con ésta y su tracción integral dispondremos de un plus de seguridad. Simplemente debemos ser conscientes de las limitaciones que posee. No es un todo terreno al uso. Si se quiere disponer de una buena máquina para dar la vuelta al mundo deberemos tirar del mercado de accesorios y preparadores, que los hay. Motor La potencia del motor TDI de 180CV se nos antojó un pelín justa. No vayamos a interpretar que le falta potencia. No es así. En carretera y autovía se mueve perfectamente. Sólo debemos marcar una velocidad, activar el control de crucero y dejar hacer. Otra cosa es ponerse a realizar adelantamientos. Las recuperaciones no son su fuerte debido al gran peso que arrastra. Nadie va a usar esta California para hacer tramos cronometrados, está claro, pero se debe tener en cuenta esta limitación para no llevarnos ningún susto. El consumo en ciudad se dispara hasta los 13,5 ltr/100km. Circulando con el control de crucero activado a unos más que tranquilos 80km/h el consumo baja hasta los 7 litros. A 100km/h la cosa sube a 8 y a 120 se alcanzan los 10,4 litros. Siempre con el control de crucero conectado y un recorrido con subidas, bajadas y llanos. Un detalle que no nos gustó nada. La tapa del depósito de gasoil se abre en el sentido de la marcha y a la que circulamos por zonas polvorientas se ensucia sobremanera.

¿Cuál sería, pues, nuestro veredicto? Pues que la California Comfortline Edition con el motor 2.0 TDI de 180CV y el cambio DSG de 7 velocidades es una maravilla de máquina para viajar y hacer vida en su interior. Es, quizás, la decisión más lógica si nos gustan las cosas ya hechas y no queremos tener dolores de cabeza equipando una Transporter según nuestras necesidades. El precio es lo que vale. A cambio tenemos un sistema integrado de calefacción estacionaria, aire acondicionado, control de crucero, ordenador de a bordo, panel de control, techo elevable hidráulico, dos camas, armarios, cocina, nevera, fregadero, enchufes para 12V y 220V, tracción integral, asientos giratorios, cortinas oscurecedoras, faros antiniebla y un largo etcétera que le queda por descubrir al propietario.

Preparación

Pero si lo que te gusta es viajar hasta lugares remotos y lo queremos hacer con una de estas Californias tendrás que desembolsar un poco más de dinero. Por unos 1.600 euros Seikel (sí, el mismo que se encarga de fabricar el bastidor de la Transporter Rockton) te ofrece un kit de suspensiones que levanta la carrocería 3cm y que permite una capacidad de carga de hasta 3.200 kilos. Por 400 euros más te lo montan. También cambiaríamos los neumáticos por una medida 245/75/16 con un dibujo más agresivo.

Para eso se debería cambiar la relación final del cambio por una más corta, lo que cuesta unos 2.600 euros. Las protecciones para los bajos, otros 2.100 euros y el snorkel 1.000 más. La guinda la pondría un winch de 4,1 toneladas con hilo de nylon y un precio de 2.900 euros. Sin duda es dinero, pero sería una preparación muy buena para afrontar grandes viajes sin miedo a afrontar largas jornadas de conducción offroad.

Ficha técnica

Motor: 4 cilindros biturbo inyección directa common rail

Potencia: 180CV

Par máximo: 400Nm a 1.500rpm

Velocidad máxima: 185km/h

Consumo medio: 7,9 ltr/100km

Peso en vacio: 2.573kg

Carga útil: 507kg

Capacidad de remolque con freno: 2.500kg

Capacidad de remolque sin freno: 750kg

Precio: desde 70.400 euros