MINI COUNTRYMAN JOHN COOPER WORKS

- Anuncio -

 

Fotogalería: MINI COUNTRYMAN JOHN COOPER WORKS

En 2010 se presentó el Countryman, un crossover sobre la base del Mini, con cinco puertas, fue en 2012 cuando apareció la versión más potente, John Cooper Works.

Los Countryman de gasolina, como en el resto de la gama Mini, se escalonan en cuatro variantes, todos con el motor de cuatro cilindros y 1,6 litros de cilindrada, de menos a más potente: One, 98 CV e inyección en el colector de admisión, Cooper, 122 CV, e inyección en el colector de admisión, Cooper S, 184 CV, turbo e inyección directa y John Cooper Works, 218 CV, turbo, inyección directa y tracción integral.

- Anuncio -

El John Cooper Woks, que hemos probado, se caracteriza por su decoración exterior y sus apéndices aerodinámicos, que ya anuncian la potencia de un motor que rinde 136 CV por litro de cilindrada.

También tiene la tracción a las cuatro ruedas, que es opcional para el Cooper S, que permite domesticar sin problemas la caballería presente. Para ello cuenta con un diferencial central, electromagnético, montado junto al eje trasero. En utilización normal la potencia se reparte equitativamente entre los dos ejes, pero varía en función de su adherencia.

Su comportamiento sobre terrenos irregulares, pistas de tierra, nieve, etc., no genera críticas siempre que se dosifique la presión sobre el pedal del acelerador. Las carreteras viradas son su campo preferido. La potencia de su motor le proporciona aceleraciones fulgurantes, la velocidad de paso por curva es elevada. El coche transmite seguridad al conductor, que en muchas ocasiones no tiene ni tiempo de echar una ojeada al cuentarrevoluciones. Al seleccionar el modo sport, tenemos una respuesta más franca al accionar el acelerador, se cambia la ley de la servodirección y se obtiene sonoridad deportiva al escape.

En estas condiciones el consumo sube. Conduciendo “normal”, que no lento, se obtienen promedios de unos 8 litros por 100 km o menos. Sin renunciar al uso de overboost, que puntualmente incrementa el par de 280 a 300 Nm, en los fulgurantes adelantamientos que permite este Countryman.

El interior es el típico de Mini en el que se ha remarcado el carácter deportivo. En el tablero de instrumentos domina el gran velocímetro central, con una pantalla multiuso dentro. La lectura de la velocidad con un cursor no es siempre muy fácil, pero se puede configurar la pantalla del interior del cuentarrevoluciones, situado frente al conductor, para que indique la velocidad.

Las plazas traseras, teniendo en cuenta que este Mini supera por poco los cuatro metros de longitud, son suficientemente holgadas, la distancia entre la banqueta y el respaldo del asiento del conductor, situado para alguien que mida 1,75 metros de altura, es de 22 cm. La altura de la banqueta al suelo es de 35 cm.

El maletero tiene una capacidad de 350 litros, que se amplía hasta los 1.720 litros plegando los asientos traseros. Existe la posibilidad de correr hacia delante estos asientos, pasando su profundidad de 60 a 74 cm.

FICHA TÉCNICA: