80 AÑOS DEL CITROËN TRACTION

- Anuncio -

Fue en abril de 1934 cuando Citroën presentó su “Traction”. El proyecto tutelado por el propio André Citroën, es obra del ingeniero aeronáutico André Lefèbre en cuanto a técnica, y el escultor italiano Flaminio Bertoni responsable del diseño. En ambos campos fue revolucionario.

La carrocería monocasco, de poca altura y bajo centro de gravedad, al eliminar el eje que transmite el movimiento a las ruedas traseras, por ser tractoras las delanteras, junto con la suspensión delantera independiente y los frenos hidráulicos, le daban un comportamiento dinámico excelente, comparable con los automóviles actuales.

No fue el primer tracción delantera de gran serie, se le adelantó DKW en 1931 y Adler con el Trumpf en el 32, pero sí puso totalmente en relieve las ventajas de esta solución a la vez que marcaba el futuro de la marca, que nunca más ha fabricado coches de propulsión.

- Anuncio -

La primera versión del Citroën Traction fue el Citroën “7A”, 1.303 cm3, de 32 CV y 95 km/h de velocidad máxima, que sería sustituido poco después por el “7B”, cuyos 1.530 cm3 de cilindrada y 35 CV le permitían alcanzar la cifra mágica de los 100 km/h. En junio de 1934, se presenta una nueva versión, para adaptarse a una clientela que buscaba un interior más amplio: el 11, 1.911 cm3 y 46 CV inicialmente, cuya carrera comercial sobreviviría a la Segunda Guerra Mundial y se prolongaría hasta 1957.

En España recibió popularmente varios nombres: “Pato”, “Stromberg” y “Maldito”. Este último debido a los problemas de fiabilidad de las primeras series, dada la urgencia, por problemas económicos de la firma, en salir al mercado. Las primeras unidades se comercializaron en tan solo 18 meses desde que se inició el proyecto.

Para la parte alta de la gama, André Citroën proyectaba un vehículo de gran lujo: el Citroën 22, equipado con un motor V8 de 100 CV y 3 litros de cilindrada y que fue presentado en el Salón del Automóvil de París, en octubre de 1934. Sin embargo, la dirección de Citroën acabó descartando un modelo que tiene status de leyenda entre los coleccionistas ya que, teóricamente, no se conserva ninguno de sus prototipos.

Citroën lanzó, en la primavera de 1938, el 15-Six. Equipado con un motor de 6 cilindros en línea de 2.867 cm3, que le permitía alcanzar una velocidad punta de 130 km/h, estaba disponible en dos tipos de carrocería, berlina y familiar, y un solo color: el negro (el azul y los grises perla y ahumado no llegarían a la gama hasta 1953).

El Citroën 15-Six, considerado en Francia como “El rey de la carretera”, se fabricó hasta 1955, no sin antes convertirse en el vehículo oficial del Presidente de la República en 1946. La suspensión hidroneumática de alta presión hizo sus primeros pinitos en el eje trasero del Citroën 15-Six H, comercializado en mayo de 1954. Una tecnología que se graduaría “cum laude” en el Citroën DS.

En sus 23 años, 4 meses y 15 días de carrera comercial se fabricaron 759.000 unidades del Citroën Traction, tanto en el Quai de Javel (702.000) como en la planta belga de Forest (31.000) y en la británica de Slough (26.000). La versión de más éxito y la más longeva fue el Citroën 11 (1934-57), del que se produjeron 620.455 unidades. Le siguen el pionero 7, del que se fabricaron 88.066 ejemplares entre 1934 y 1941, y el elitista 15-Six, con 50.602 vehículos entre 1938 y 1955.