SEAT LEÓN ST FR TDI

- Anuncio -

ST es la variante familiar del Seat León. Mantiene la misma batalla que la versión de 5 puertas alargando en 27 cm el voladizo trasero, hasta llegar a los 4.535 mm de largo. Con ello se obtiene un gran maletero de 587 litros de capacidad, que pasan a los 1.470 litros abatiendo los respaldos de los asientos traseros, operación que se realiza fácilmente. Abatiendo también el respaldo del acompañante delantero caben objetos de hasta 2,65 metros de largo.

El incremento de peso del ST sobre la versión compacta es de 45 kg. El coche ha sido diseñado en el centro técnico de Seat en Martorell. En nuestra opinión han conseguido una silueta fluida manteniendo el estilo de familia. Para ello la curvatura el techo se ha prolongado hacia la zaga y la ventanilla trasera termina en ángulo agudo atrás, con ello se evita la pesadez que a menudo dan los automóviles familiares.

El interior es similar a los otros León, contando con un importante equipo de serie, en el que se han priorizado los elementos de seguridad.

- Anuncio -

Hemos probado la versión FR con motor diésel de 2 litros de cilindrada y cambio automático de doble embrague, DSG para Seat.

La parrilla es del tipo panel con el FR, el mismo que está en la trasera junto con la doble salida de escape, identificativo de esta versión.

La ergonomía del vehículo es correcta; el volante multifunción tiene la parte inferior plana, lo que no entorpece la conducción al ser la dirección adaptativa. Se hace más directa al aumentar la velocidad, mientras que se desmultiplica para facilitar las maniobras.

El conductor tiene la posibilidad de escoger entre cuatro modos de comportamiento del vehículo: Eco, Normal, Sport e Individual, que actúan sobre la respuesta del motor, la asistencia de la dirección, la sonoridad del escape y la regulación del cambio DSG. Además, con el control de chasis adaptativo, que actúa sobre la dureza de la amortiguación, el FR se adapta a los deseos de su piloto.

Cuenta con numerosos sistemas de ayuda a la conducción, que aumentan notablemente la seguridad. Destacamos el control de velocidad adaptativo, que llega a detener el coche si está equipado de DSG, y el frenado de emergencia en ciudad, que actúa entre 5 y 30 km/h si el automóvil que le precede frena inopinadamente.

En general el comportamiento dinámico de los Seat es bueno, dentro del clásico compromiso confort/estabilidad, sin olvidarse del primero se potencia el segundo. En los FR se ha substituido la suspensión trasera de eje deformable por una multibrazo, lo que redunda en su agilidad. Con el FR se pueden tomar las curvas muy rápido sin que el coche se incline en demasía. En las curvas enlazadas los cambios de apoyo se realizan con extrema facilidad. El coche transmite siempre una gran sensación de seguridad, a la vez que es preciso, respondiendo con rapidez a las solicitudes del volante, las posibles inercias debidas al aumento del voladizo trasero en la práctica no se notan. Las prestaciones son elevadas, la firma anuncia 7,8 segundos para pasar de 0 a 100 km/h y una punta de 226 km/h. Pasa sin problemas al suelo sus 184 CV de potencia, solo en las salidas de curvas lentas, pisando el acelerador a fondo, hay algunos problemas de motricidad.

A pesar de sus buenas prestaciones el consumo es muy moderado, circulando normal en modo Eco, es fácil mantenerse por debajo de los 6 l/100 km. Pisando fuerte el acelerador en carreteras lentas, en modo Sport, se puede estar por debajo de los 10 l/100 km.