VOLKSWAGEN CADDY MAXI TRAMPER

- Anuncio -

La nueva generación de la Caddy es muy similar a la anterior, la novedad más importante es su adecuación a la norma anticontaminación Euro 6. Son los mismos motores pero ahora han visto su consumo reducido en unas décimas de litro cada 100 km, consumo combinado homologado, que en la práctica es algo más.

Durante la prueba, conducción normal, en un recorrido con bastante carretera, algo de autopista, muy poca ciudad y unos 10 km de pista forestal, el consumo, según el ordenador de a bordo, estuvo en una horquilla de 6,1 a 6,5 l/100 km.

Los cambios exteriores apenas se aprecian. Cambia la rejilla frontal inferior, los faros delanteros y poca cosa más.

En el interior nos encontramos, en la parte central, con una pantalla multifunción, como están en boga.

- Anuncio -

Además se han potenciado los elementos de seguridad, algunos de serie, como el control de estabilidad, ESP, airbags frontales y de cortina, y otros que son opcionales o sólo con determinados acabados, como el frenado automático anticolisión para velocidades inferiores a 30 km/h, o el frenado múltiple que activa los frenos en caso de colisión, si por ejemplo otro vehículo nos da un fuerte golpe atrás, los frenos se bloquean, previniendo que el conductor quede aturdido por el golpe y evitando que choque con el coche de delante.

A destacar la función star-stop, luces diurnas y las luces antiniebla que también hacen la función de iluminación del lado interior de la curva.

El Tramper es la versión camper de la Caddy, hemos probado la variante Maxi de batalla alargada, de casi 4,9 metros de longitud total. Existe en cinco configuraciones del grupo motopropulsor turbodiésel: 1,6 de 102 CV con cambio manual de cinco velocidades o cambio automático de doble embrague, 2.0 de 140 CV y cambio manual de seis marchas, o bien 140 CV con el mismo cambio o con el de doble embrague.

El nuestro era el 1.6 de 102 CV y cambio manual de cinco relaciones. Estas son largas, la velocidad máxima, 168 km/h, declarada por la marca y muy cercana a la realidad, los 170 se pueden leer en el velocímetro por poco que las condiciones sean favorables, se alcanza en 4ª.

La primera velocidad es larga y el motor poco elástico, lo que hace que en los arranques en pendiente con el vehículo cargado, haya que acelerar bastante so pena de calar.

El equipo camper consta de una cama plegable, situada detrás de la segunda fila de asientos, unas bolsas de almacenamiento en las ventanas traseras, cortinas oscurecedoras y una tienda avancé cuyo techo, una vez montada, es el portón trasero abierto.

Además, como una opción facturada a 352 €, se pueden adquirir una mesa plegable y dos sillas. Para hacer la cama hay que plegar la segunda fila de asientos e inclinar hacia delante los asientos delanteros, es una operación sencilla y rápida, quedando una cama de 2 metros de largo por 1,1 m de ancho, el colchón no es grueso pero el confort es aceptable. Como es lógico el portón trasero se puede abrir desde dentro.

El montaje de la tienda avancé no es complicado, aunque es mejor hacerlo dos personas, cubre un área aproximada de 170 por 120 cm.

Una de las virtudes de la Tramper es que todo el equipo camper se puede desmontar muy fácilmente, en menos de 15 minutos, con práctica menos, y se convierte en un vehículo de cinco plazas con una buena capacidad de carga.

FICHA TÉCNICA: