CITROËN C1 82CV

- Anuncio -

La principal originalidad de este C1 está en su motor de gasolina de tres cilindros que proporciona consumos similares a los motores diésel. No es novedad pues que otros modelos de la marca, y de la firma hermana Peugeot también lo montan.

Para reducir las emisiones de CO2 y disminuir el consumo de combustible, que están ligados, los fabricantes, en su mayoría han reducido la cilindrada de los motores, a la vez que los han sofisticado y optimizado, para no perder prestaciones. El C1, con una cilindrada de 1,2 litros proporciona unos respetables 82 CV de potencia.

Se ha optado por los tres cilindros porque, además de ser más económico, más compacto y menos pesado, que un cuatro cilindros, las pérdidas por rozamientos también son menores. Este motor de carrera larga tiene la distribución variable en la admisión y en el escape que hace que el motor “respire” bien prácticamente en toda la gama de revoluciones.

- Anuncio -

En conducción el C1 nos ha sorprendido por la viveza de respuesta al acelerador, la alegría en que sube de vueltas y por lo contenido del consumo. En recorrido mixto, algo de ciudad, carretera y autopista, es fácil situarse entre 5, 1 y 5,3 litros a los 100 km. Pero en carretera y autopista, respetando los límites legales de velocidad se baja fácilmente de los 5 litros.

Su comportamiento dinámico no tiene muchos peros. Si bien es cierto que el coche se encuentra mucho más cómodo en zonas viradas que en autopista a altas velocidades, según datos de la marca alcanza los 170 km/h que se consiguen en 4ª. Para obtener consumos bajos se ha elegido una desmultiplicación final larga.

La dirección es precisa pero el recorrido del cambio es excesivamente largo. El C1 es un coche pequeño, menos de 3,5 metros de largo, con voladizos mínimos, las puertas traseras llegan casi a la popa.

Su vocación es urbana aunque no rehuye los viajes largos, aunque mejor con dos personas que con cuatro, el espacio para las piernas de los pasajeros traseros es exiguo y la capacidad del maletero escasa para el equipaje de cuatro ocupantes.

La línea de la carrocería es muy actual y el interior bien acabado, con asientos cómodos, calefactados en el vehículo que hemos probado.

El arranque se efectúa sin llave, aunque esta debe estar en el interior del coche, para nosotros lo mejor es dejarla en el bolsillo del pantalón.

En el tablero de instrumentos se nota el ADN Citroën, que de siempre se ha salido de lo habitual. Detrás del volante se encuentra un gran velocímetro circular con múltiples informaciones en su interior, a su lado izquierdo un cuentarrevoluciones lineal que no siempre es fácil de consultar. En el centro hay pantalla multifunción de 7 pulgadas.

El coche cuenta con numerosas ayudas a la conducción, como la ayuda a arranque en pendiente, Hill Assist, que mantiene el freno de mano durante segundos para pendientes superiores al 3 por cien.

FICHA TÉCNICA: