CITROËN C4 PICASSO BLUE-HDi 150

- Anuncio -

El monovolumen C4 Picasso de Citroën de segunda generación con el motor turbodiésel de 150 CV ofrece unas buenas prestaciones junto con un nivel de consumo bajo.

Difícilmente se consiguen los 4,2 litros a los 100 km oficiales, como sucede con la inmensa mayoría de vehículos de otras marcas.

Una cosa son los consumos homologados, realizados en condiciones ideales, con coches optimizados y en un banco de pruebas y otra es la vida real.

Durante la prueba, hemos recorrido más de 500 km, el consumo promedio, según el ordenador de abordo, ha sido de 5,9 l/100 km. En carreteras del tipo principal y autovías, sin sobrepasar los límites legales de velocidad, se pueden obtener promedios ligeramente inferiores a los 5 l/100 km, pisando el acelerador con suavidad y procurando utilizar la relación de cambio más larga posible.

- Anuncio -

Los consumos en ciudad son moderados, gracias al star/stop y a la elasticidad del motor que admite regímenes de giro muy poco por encima de las 1.000 rpm. 

Su capacidad de aceleración es buena, la respuesta al acelerador es relativamente rápida y las subidas de vueltas brillantes. Si nos olvidamos del consumo y mantenemos el motor entre las 2.500 y 4.000 rpm aparece todo el brío de sus 150 CV que mueven los cerca de 1.770 kg, que pesa el coche con dos personas y su equipaje, con gran facilidad.

Evidentemente no es un deportivo, pero el compromiso confort/estabilidad del tarado de las suspensiones es acertado, y en carretas viradas se desenvuelve bien, aunque la carrocería se inclina bastante en las curvas cuando se va deprisa.

La ergonomía es buena, la posición de conducción es alta, se controla bien el entorno, los mandos caen en mano y el recorrido de la palanca de cambio es corto.

El respaldo de la banqueta posterior es bajo, lo que hace que sus ocupantes tengan de subir los reposacabezas, pues en posición baja molestan en la espalda. Cuando la plaza central trasera no está ocupada es conveniente bajar el reposacabezas, ya que interfiere en la visión trasera. 

Los asientos delanteros, de piel en la unidad probada, nos han parecido duros, y la banqueta corta, 46 cm frente a los 48 cm de la anterior generación. Los traseros son 1 cm más cortos, 45 cm frente a 46 cm. 

La información para el conductor se ha reunido en una pantalla de 12’’ en el centro del salpicadero, en posición visible, totalmente configurable. Debajo hay otra pantalla táctil por la que se seleccionan multitud de funciones como la climatización, el sistema de ayuda al aparcamiento con posibilidad de visión 360º, etc.

El sistema de aparcamiento automático funciona bien, aunque es un poco perezoso para detectar los huecos disponibles. Al principio sorprende, pero cuando te habitúas es muy cómodo.

El C4 Picasso es un buen compañero para la caravana, lo tiene todo a su favor: potencia suficiente y un voladizo trasero pequeño: 76,4 cm, por lo tanto la distancia entre la bola y el centro del puente trasero determina un par pequeño. La carga máxima en bola es de 70 kg.

FICHA TÉCNICA: