PARA CONOCER MEJOR EL NEUMÁTICO

- Anuncio -

En Europa es obligatorio el etiquetado de los neumáticos nuevos para que el consumidor conozca mejor las características de lo que compra.

Esta etiqueta, que deben tener todos los neumáticos nuevos, informa sobre la resistencia a la rodadura, la capacidad de frenado en mojado y el ruido que produce.

La resistencia a la rodadura es la fuerza que actúa en oposición a la dirección de marcha cuando el neumático gira. Considerando que los neumáticos son responsables de hasta el 20% del consumo total de combustible en los turismos, es importante que el rozamiento sea lo menor posible sin pérdida de agarre.

El neumático se deforma en la superficie de contacto con el firme, disipando energía en forma de calor. Cuanto mayor es la deformación, mayor es la resistencia a la rodadura y, en consecuencia, mayor es el consumo energético y el volumen de emisiones de CO2.

En la normativa de la Unión Europea sobre el etiquetado de los neumáticos, la resistencia a la rodadura se expresa en categorías, que van de la A, menor resistencia, a la F para vehículos industriales o la G para turismos, mayor. La diferencia entre cada nivel señala una reducción o incremento de consumo de combustible de entre 2,5%-4,5% para coches, y 5%-8% para camiones.

Para determinar el índice que le corresponde a cada neumático, este se hace girar sobre un rodillo a una velocidad equivalente a 80 km/h y con una carga equivalente a la carga máxima que puede soportar.

- Anuncio -

La escala que nos indica su capacidad de frenado sobre mojado, y que se corresponde a su agarre en mojado, va también de la A, la mejor, a la G, la peor. La prueba se efectúa con un automóvil a 80 km/h, dotado de ABAS, frenando hasta los 20 km/h, sobre un firme con una capa de agua entre 0,5 y 1,5 mm. La diferencia de la distancia de este frenado es más corta, unos 18 metros entre un neumático clase A y otro clase F, la clase G es solo para vehículos industriales.

En la sonoridad el valor indicado en la etiqueta no es el que conductor percibe al volante, sino el registrado por un micrófono a pie de pista, cuando un automóvil pasa a 60 km/h. Se expresa en decibelios (dB), y se subdivide en tres categorías:

1. ondas de color negro: 3 dB por debajo del futuro límite europeo 
2. ondas de color negro: cumple con el futuro límite europeo
3. ondas de color negro: cumple con el actual límite europeo

El incremento de sonoridad entre cada categoría es de 3 dB. Dos ondas equivalen a 72 dB. Un neumático de 3 ondas es 4 veces más ruidoso que uno de una onda.

Los neumáticos llevan impresos en sus flancos información. Que además del nombre del fabricante y el modelo nos proporcionan datos de interés:

1. Dimensiones: Anchura/altura – tipo de construcción – diámetro en la imagen 235/65 R 17

– Anchura (235) es su ancho expresado en milímetros

– Altura (65), está expresada como porcentaje sobre la altura, en este caso un 65% de 235

– Tipo de construcción (R), radial, como prácticamente todos en la actualidad

– Diámetro (17), es el diámetro del borde interior de la llanta en que debe estar montado, expresado en pulgadas

2. Tipo de uso: (M+S), no siempre presente, en este caso apropiado para nieve, en inglés M viene de Mud (barro) y S de Snow (nieve)

3. Carga máxima y presión máxima de inflado: (1.000 kg/340kPs) la carga que puede soportar y la máxima presión de inflado

4. Índice de carga e inflado: (108 H) El índice de carga es lo mismo que la carga máxima, en este caso 1.000 kg, ver tabla adjunta. El índice de velocidad es la velocidad máxima a que puede circular, que para H es de 210, ver tabla.