MERCEDES-BENZ MARCO POLO Y MARCO POLO ACTIVITY

- Anuncio -

Libertad a todo lujo

Mercedes ha presentado sus nuevos campers a la prensa internacional en la portuguesa península de Tróia, en la desembocadura del río Sada, al sur de Setúbal en la región de Alentejo. Tróia es una lengua de arena blanca con zonas boscosas preservadas, de unos 17 km, que separa el río del mar; un espacio ideal para disfrutar de todas las posibilidades que ofrecen los nuevos Marco Polo, tal y como pudimos comprobar los periodistas allí presentes.

Este vehículo se basa en la nueva clase V, que es la evolución del Viano, sobre la que se construía la anterior versión.

- Anuncio -

Ha estado desarrollado conjuntamente con Westfalia, un gran especialista en campers, una colaboración que viene de lejos. A destacar la muy buena integración del techo elevable con la carrocería, cuando está plegado apenas se distingue.

Se declina en dos versiones: Marco Polo, con cocina, y Marco Polo Activity, sin ella. En ambos casos contamos con una mesa central escamoteable, capaz para cuatro o cinco comensales, sentados en la banqueta trasera desplazable y en los asientos de cabina que son giratorios.

De noche la banqueta, junto con una plataforma supletoria se transforma en una cama doble, 2,03 m de largo por 1,13 m de ancho, que con la cama alta que nos proporciona el techo elevable, aumenta la capacidad nocturna a cuatro plazas, cinco en el caso del Activity, que al no tener cocina la cama baja es más ancha.

Cuenta también con un par de sillas y una mesa plegables, que se guardan debajo de la plataforma supletoria de la cama baja, para poder comer, o relajarse, cómodamente en el exterior.

Por supuesto el tema de iluminación por leds y el oscurecimiento de las ventanas está bien solucionado.

Todos los acabados son de primer nivel, así como su calidad y solidez, principalmente del mobiliario. Destaca el bloque cocina, con seno de acero inoxidable y dos quemadores de gas alimentados por una bombona tipo camping-gas. La reserva de agua limpia es de 38 litros mientras que el depósito de recogida de aguas grises es de 40 litros. Ambas capacidades mayores que en la anterior versión. El frigorífico de compresor es de 40 litros.

Se nota la ausencia de un inodoro, pero es un inconveniente al que los usuarios de este tipo de campers están habituados. Por el contrario el Marco Polo tiene la enorme ventaja de poderse utilizar como turismo habitual, gracias a su manejabilidad y dimensiones contenidas, 5,14 m de largo, y 1,93 m de ancho, con las que es fácil encontrar lugar para aparcar, cabe en un hueco dejado por un turismo convencional. Su altura de 1,98 metros, permite acceder a prácticamente la mayoría de parkings cubiertos.

El Marco Polo se comercializa en tres versiones: 200 CDI, 220 CDI y 250 BlueTec, con la misma cilindrada, 2.143 cm3, con potencias que van de 136 a 190 CV. Los dos primeros equipan de serie una caja de cambios manual de seis relaciones, opcionalmente automática de siete, que es estándar en el 250 BlueTec. Todos son de tracción trasera, como opción puedes tener tracción las cuatro ruedas.

Las ayudas a la conducción son muy numerosas, algunas opcionales. Los Marco Polo Activity, algo menos equipados, cuentan con dos versiones más por abajo, tracción delantera, 160 CDI y 180 CDI, de 1,6 litros de cilindrada y 88 CV y 115 CV respectivamente.