AUTOCARAVANA BÜRSTNER VISEO 720G

- Anuncio -

Bürstner tiene tres series de autocaravanas integrales: Viseo, Aviano y Elegance.

La 720G que hemos probado es la mayor de las tres Viseo, con las que comparte el frontal y la pared trasera.

- Anuncio -

En el frontal destaca la gran sonrisa que forma la parrilla, los faros y las luces diurnas. El parabrisas sigue la misma inclinación que el capó motor, no es muy grande para que en el interior la cama adosada pueda ser amplia. En contrapartida el motor se encuentra totalmente debajo del salpicadero y el acceso no es fácil, y operaciones como revisar el nivel de aceite se complican. Afortunadamente estos motores apenas consumen aceite y requieren muy pocas, o ninguna, intervenciones por parte de su propietario.

Los laterales son blancos con amplia franja decorativa negra a la altura de las ventanas delanteras, completada con unos trazos negros y rojos, que se repiten en la trasera, en nuestra opinión tiene una estética menos lograda que el frontal.

La 720G se caracteriza por tener una cama isla trasera. Este tipo de implantación, que gusta a muchos autocaravanistas, precisa de una carrocería larga, que en muchos casos ronda los 7,5 metros. Esta Bürstner se conforma con 7,25 m, gracias principalmente a su ingenioso cuarto de aseo.

Para facilitar el acceso alrededor de la cama durante el día esta se acorta en 18 cm, dejando un paso de 42 cm en la esquina derecha y de 35 cm en la izquierda, que se reducen a 21 cm y 19 cm respectivamente cuando la cama está totalmente estirada. La cama es más ancha en la cabecera, 143 cm y se estrecha en los pies hasta los 124 cm para facilitar el acceso por los laterales.

La cama se levanta para acceder a un amplio tambucho y al garaje posterior. A sus pies hay un armario con puertas correderas, de más fácil acceso cuando la cama no está estirada.

En el cuarto de aseo la ducha es pivotante, cuando está escondida es más amplio de los que se encuentran en autocaravanas que tienen la ducha y el aseo separado; al pivotar la ducha el inodoro queda oculto y el espacio útil es suficiente para ducharse un adulto medianamente corpulento.

La ventaja, además del ahorro de espacio, comparando con un aseo y una ducha separados, es un cuarto de aseo mayor para el lavabo y el inodoro. Por el contrario no puede una persona ducharse y otra utilizar el inodoro o cepillarse los dientes.

El bloque cocina está adosado a la pared derecha, entre la puerta de entrada y el frigorífico de dos puertas.

Como en el resto de la autocaravana los armarios y cajones son generosos, a destacar la ubicación de las llaves de paso del gas debajo de los quemadores y fácilmente accesibles, lo que muchas veces no es así.

Como el plano de trabajo del que se dispone es prácticamente la tapa del seno del fregadero, se ha dispuesto un ala lateral elevable que mide 25 x 29 cm.

El salón admite bien a cinco comensales, los asientos son cómodos, tanto los de los bancos como los sillones pivotantes de la cabina de conducción. La mesa que mide 64 x 92 cm se desplaza 36 cm transversalmente y 30 cm siguiendo el eje longitudinal de la autocaravana. En ruta queda junto al respaldo del banco izquierdo y libera el paso a los asientos del conductor y su acompañante.

Sobre el salón se encuentra la cama, abatible manualmente sin especial esfuerzo. Quedan 72 cm libres desde su superficie al techo y los 116 cm de altura sobre el suelo se salvan con una escalera. En el lado izquierdo hay unas luces de lectura.

La iluminación es buena aunque se echa en falta una luz general en la habitación trasera, hay dos apliques en la cabecera de la cama.

La decoración interior es luminosa con las puertas de los armarios altos lacadas blanco con detalles cromados. El volumen total de los armarios es generoso, aunque solo hay un perchero, en el lado izquierdo de la cama isla, su homólogo del otro lado tiene estantes.

Cuando se entra por la puerta del conductor hay que levantar el pie 52 cm, no así por la entrada del habitáculo que cuenta con un escalón eléctrico. Hay un chivato en el salpicadero que avisa si el escalón está desplegado, se activa al dar el contacto.

La unidad que hemos probado tenía el motor de 150 CV, realmente 148 CV, y el cambio manual de seis relaciones. La potencia es más que suficiente, mantiene cruceros de 90 – 100 km/h sin problemas, y si el conductor se distrae se puede llegar a los 120 km/h, sin pisar a fondo. En la mayoría de subidas de autopista solo hay que darle u poco más al acelerador para mantener la velocidad sin necesidad de engranar la quinta.

En sexta, y en llano, recupera bien a partir de las 1.200 rpm. El consumo en un recorrido de 55 km, gran parte en carretera de montaña, ha sido de 9,9 l/100 km, sin hacer una conducción económica.

El comportamiento dinámico es bueno en carreteras sinuosas, transmite seguridad. En autopista para velocidades superiores a los 100 km/h aparece una leve inestabilidad del tren delantero, a la que rápidamente se acostumbra el conductor, dado que no conlleva ningún peligro, al menos en velocidades razonables. Es posible que sea debido a una falta de conjunción entre el tren delantero independiente y el trasero de eje rígido.

FICHA TÉCNICA