Iván Cervantes: “Las carreras se viven con más intensidad en una caravana”

- Anuncio -

Iván Cervantes puede pasearse por los circuitos off-road con la cabeza bien alta y el título de mejor piloto español de enduro de la historia. Conocido como el Torito de Cambrils, no se conforma con eso y nunca deja de buscar el siguiente reto. ¿El próximo? Colarse entre los mejores en el Dakar 2017 a lomos de una moto del Himoinsa Racing Team, con quien corrió la pasada edición. A pocos días de dar comienzo el Salón Internacional del Caravaning los organizadores hablan con él para repasar su experiencia en el desafío más duro del mundo y sus vivencias como usuario de caravana y autocaravana durante las carreras.

Iván, ¿por qué duermes en una autocaravana y no en un hotel cuando compites?

Bueno, yo utilizaba una caravana cuando corría en enduro porque me gustaba mucho desengancharla y ganar movilidad con el coche por las montañas donde se encontraban los circuitos. Pero ahora que participo en el Dakar necesito una autocaravana para ir de vivac en vivac en marcha. Prefiero este estilo al de un hotel porque me da mucha más libertad y porque vivo las carreras de forma más intensa.

¿Y cuál de las dos prefieres?

Depende… La caravana me va fenomenal para estar con la familia porque es muy grande. Por otro lado, está la autocaravana Bürstner que nos facilita Autosuministres Vic para el Dakar. La comparto con mis compañeros de equipo, Gerard Farrés y Antonio Gimeno. La cocina y el comedor son grandes. Tenemos camas cómodas, televisión, congelador, microondas y baño con ducha independiente.

¿Qué es lo que más te gusta de dormir en una autocaravana?

- Anuncio -

Lo que más valoro es comer en la autocaravana. Gano mucho tiempo si no tengo que ir al vivac, donde comen la mayoría de los participantes. Y sobre todo porque puedo cocinar lo que yo quiera y puedo elegir mi dieta. Lo otro que me gusta, cómo no… es la cama. ¡Sería imposible correr tantos kilómetros sin un buen descanso! También me sirve como espacio para repasar las rutas de cada etapa con mis compañeros.

La caravana te ha acompañado hasta ahora en el enduro. Ahora que te centrarás en el Dakar, ¿el objetivo es ganarlo?

¡Con calma! No puedo ponerme una meta tan exigente en mi segundo año en el Dakar. El objetivo, por ahora, es “colarme” entre los diez primeros clasificados. Es la competición más dura del mundo y se necesita talento, suerte, pero sobre todo experiencia para ganarla.

Has pasado muchas horas en autocaravana…¿Algún contratiempo?

Me he quedado sin combustible más de una vez. Es lo que tienen los viajes en autocaravana con amigos, vas hablando de mil historias, te distraes… ¡Y te quedas tirado! También recuerdo un día catastrófico con la caravana. Tratando de aparcarla, yendo marcha atrás, pensaba que los árboles de detrás se apartarían… Pero no.