CONVIVENCIA DEL CLUB CAMPISTA BURGALÉS

- Anuncio -

Durante el fin de semana del 18 al 20 de septiembre, el Club Campista Burgalés organizó una convivencia en el Albergue Juvenil “Oncineda” de Estella (Navarra), en la que participaron 38 personas incluidos niños.

El programa se desarrolló de esta manera: el viernes día 18, llegada de los participantes y distribución de habitaciones, este año no había literas y todas las camas estaban a pié de suelo, las habitaciones con calefacción central que mantuvieron prendida toda la noche, así que aunque en el exterior la temperatura era baja, dentro no se notaba. Después de un bonito paseo nocturno por Estella, de vuelta al albergue para la cena, una deliciosa crema de calabacín y canelones, todo ello abundante y bien cocinado, acto seguido, canturriadas hasta las tantas y otros a jugar la partida a la brisca, el chinchorro y al parchís. Compartieron hermandad con un grupo de escaladores franceses de Bourdeaux, chapurrearon español y  francés, pero el caso es que se entendieron y pasaron un rato muy agradable.

El sábado día 19, después de un abundante y variado desayuno, realizaron una visita guiada por la ruta de la Estella Esencial, la guía (Joana), nos explicó muy bien todos los monumentos que tiene esta bonita ciudad como: la Fuente de los “Chorros” del siglo (XVI), El Palacio de los Reyes de Navarra (que alberga el Museo de Gustavo de Maeztu), la Iglesia de San Pedro de la Rua, del siglo (XIII), la Iglesia de San Juan Bautista, la Iglesia del Santo Sepulcro o la Iglesia de San Miguel, también pudimos ver el puente de la Cárcel y el Castillo de Zalatambor, después de tomar unos vinitos y unos pincho, nos esperaba la comida, unas excelentes lentejas y pescado, por la tarde un paseo por un tramo del camino de Santiago, hasta el Monasterio de Irache, con parada obligatoria en la Fuente del Vino, donde tomamos un vinito, ya que según dicen, “con pan y vino, se anda el camino”, el Monasterio nos lo explicó de maravilla el guía Mikel, y después paseo nocturno por Estella, visitamos la antigua estación, que en la actualidad es un buen bar de pinchos, , y ya en el albergue la cena era ensalada de pasta con rizos y filetes rusos, muy bien cocinados y en abundancia, seguido de nuevos cánticos y partidas.

El día 28 domingo todos con los coches hasta Baquedano, para hacer la “marcha del Río Urederra”, la belleza de este río es impresionante, vale la pena visitarlo por su agua de color azul turquesa, sus cascadas y lagunas, y mucho mas ahora que están los hayedos perdiendo la hoja y el suelo es una inmensa alfombra de múltiples colores, de vuelta al albergue, nos pusieron para comer, un delicioso arroz con verduras y pollo al horno, que estaba muy rico, para luego, a continuación coger las maletas, abandonar el albergue y volver a sus casas sin percance alguno, fueron muy amables en el trato los responsables: Josean, Necane, Amaia, Halila y quizás se olvide alguien, pero todos ellos muy amables, se puede recomendar este albergue.

- Anuncio -