Prueba: BMW X6 HYBRID Y BMW X6M

- Anuncio -

Ambos son el alto de gama de los X6, los tractores ideales para salir a recorrer el mundo con caravana. Las cuestas ni se notan, las aceleraciones espectaculares, siempre hay reserva de potencia sobrada, dispuesta a manifestarse a la menor presión en el acelerador.

Las caravanas les siguen sin rechistar ni moverse hasta velocidades impensables, les cuesta desestabilizar las más de las 2,5 toneladas que pesan ambos en la carretera. Un sueño, una maravilla salvo por dos “pequeños” detalles, el precio de compra de estos vehículos y su consumo, aunque, todo hay que decirlo, las cifras del X6 Hybrid en este campo no difieren mucho de los turismos grandes y son aceptables.

 

 

 

- Anuncio -

 

 

 

 

 

 

 

En la versión híbrida de su X6 BMW ha realizado un escaparate de su tecnología. Tiene tres motores, uno de gasolina y dos eléctricos. El de gasolina es el V8 estrenado en el X6 xDrive50i, con algunas modificaciones para adaptarse al sistema híbrido, como la eliminación del motor de arranque, del alternador y de las correas del compresor del climatizador y de la bomba hidráulica de la servodirección. El circuito de refrigeración principal se ha modificado, y el de baja temperatura, utilizado para enfriar el aire comprimido por los turbocompresores también se utiliza para refrigerar los componentes electrónicos.

Este motor, de inyección directa con inyectores piezoeléctricos, cubica 4, 4 litros. Gracias a sus dos turbos colocados en medio de la V formada por las dos bancadas de cilindros, produce 407 CV entre 5.500 y 6.400 rpm y un par de 610 Nm 1.750 y 4.500 rpm. Los motores eléctricos están montados entre el V8 y la caja de cambios, también tienen la función de alternador, para recuperar energía en las deceleraciones y frenadas. Actuando como alternadores, los dos motores eléctricos pueden producir 50 kW. En la práctica, hasta frenadas de alrededor de 0,3 g se realizan sin la intervención de los frenos hidráulicos.

El sistema “lee” la presión ejercida en el pedal de freno y reparte la tarea entre los alternadores y los frenos convencionales a la vez que crea una resistencia, en dicho pedal similar a los de los sistemas convencionales. De hecho es un sistema “by wire”, en caso de fallo electrónico actúa solo hidráulicamente por mando directo del pedal. La energía se acumula en una batería de NiMH, situada sobre el eje trasero, de 260 celdas, 312 V y 2,4 kWh, de los cuales 1,4 kWh son utilizables para la tracción, está refrigerada por el aire ambiente y si es necesario por el circuito de refri-geración del aire acondicionado. Se puede arrancar en solo eléctrico y circular hasta 60 km/h con una autonomía de 2,5 km.
En solo eléctrico, o en las paradas en los semáforos, durante las cuales el motor de gasolina se para, continúan activas todas las funciones, como el climatizador, el servofreno o la asistencia de la dirección, ya que el sistema de 12 V del automóvil está alimentado por la batería de NiMH a través de un convertidor. Todos los sistemas de seguridad funcionan independientemente de la fuente de energía que mueve al coche. Las aceleraciones son brillantes, 5,6” de 0 a 100 km/h, con la ayuda de los tres motores, cuando se pisa el acelerador a fondo, los dos motores eléctricos suman al V8, y las dos toneladas y media de este X6 salen, literalmente, disparadas.

La velocidad máxima está limitada a 236 km/h, con el paquete sport sube hasta 250 km/h. Los consumos son altos, como es de esperar de un coche de su peso, con un Cx de 0,36 y una sección frontal de 2,82 m2. El sistema híbrido influye principalmente en circulación urbana, se nota menos en carretera y su aportación es prácticamente nula en autopista con velocidades estabilizadas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El X6M es básicamente potencia y prestaciones, el motor, de igual cilindrada y construcción similar, proporciona 555 CV, solo algunos modelos de Ferrari, o marcas exclusivas, para encontrar cifras similares. El par, 680 Nm, lo entrega entre las 1.500 y las 5.650 rpm. Impresionante. Alcanza los 100 km/h, con salida parada en 4,7”, nueve décimas menos que el híbrido, y el kilómetro lo cubre en 23,5”, 1,4” más rápido que aquél. La velocidad máxima está limitada a 250 km/h, opcionalmente lo puede estar a 275 km/h.

El head display proyecta los datos más importantes en el parabrisas, es configurable, en esta ocasión las revoluciones, la relación de cambio y la velocidad. La foto corresponde al X6M.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La estabilidad es muy buena, el comportamiento noble, jugando con los controles permite ligeras derrapadas, pero impresiona mucho ir rápido con este coche, por su volumen y altura, cuando no se está habituado. En ambos coches el confort es de primer nivel al igual que los acabados interiores y el equipamiento. Las plazas posteriores son amplias y cómodas, pero solo hay dos.

FICHA TÉCNICA: