Prueba: CARAVELAIR ANTARÈS LUXE 486

- Anuncio -

 

La serie Antarès Luxe es la más sencilla de la gama Caravelair, aunque por el nivel de acabados y el equipo no lo parece. La caravana que hemos probado es la 486 de clara vocación familiar.

Cuenta con una cama fija delantera, amplia, 140 cm, debajo nos encontramos con un gran tambucho, el somier de lamas se levanta y tiene un píe plegable para aguantarlo en esta posición, no hay que olvidarse de volver a estirar la ropa de la cama para evitar problemas con la pareja. Se echa en falta un acceso desde el exterior, más cómodo para meter objetos voluminosos.

- Anuncio -

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para iluminarla de día cuenta con dos ventanas, una frontal y la otra al lado derecho, de noche hay una lámpara halógena en el techo, que cumple con su función aunque no es ideal para leer en la cama.

En la zona central cuenta con un salón adosado al lateral izquierdo, enfrentado al bloque cocina, al lado de éste un frigorífico grande, de 150 litros de capacidad, y entre este y la habitación delantera está el armario ropero.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Como en la 486 pueden dormir hasta 6 personas, nos encontramos otro armario, del suelo hasta el techo, al lado de las literas traseras; el cuarto de aseo, con plato de ducha, se encuentra entre éstas y el salón, en el lado izquierdo, frente a la puerta de entrada.

Extendiendo los bancos del salón, este se transforma en una cama doble, de 130 cm de ancho por 170 cm de largo, reservada a los pequeños de la familia. Por lo tanto de las seis plazas durmiendo hay que pensar que dos deben ser niños. Las dimensiones de la mesa, y de los bancos del salón, son suficiente para cuatro ocupantes, y justas para seis, lo que corrobora la afirmación anterior.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las dos literas traseras, con somier de lamas son suficientemente anchas, 75 cm y ocupan prácticamente toda la anchura de la caravana. La inferior se puede levantar, ofreciendo un gran espacio de carga, y en esta ocasión sí que hay una trampilla de acceso externa. La cocina, con tres fuegos y el fregadero tapados, cumple bien su cometido, como la nevera está en el lateral, todo el espacio inferior queda disponible para guardar sartenes, platos, viandas, etc. Como era de esperar uno de los cajones está destinado a los cubiertos.

El equipo de esta caravana es correcto, las ventanas tienen mosquiteras y oscurecedores enrollables, la calefacción, que la unidad que hemos probado tenía, es opcional, no hay que olvidar que las Antarès Luxe son las más económicas de las Caravelair, a pesar de ello nos encontramos con detalles de clase, como la marca grabada en la parte inferior del marco de la puerta de entrada, el soporte articulado para TV plana, para poderla ver desde la cama delantera o desde el salón o las luces del techo en la habitación delantera y en el salón.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En conclusión esta 486 es una caravana de carácter familiar, ideal para cuatro ocupantes, capaz para admitir un par más de infantes, con todo lo necesario y algunos toques de distinción. Viajera, con un buen comportamiento en ruta, claro que un VW Touareg, con sus más de 2 toneladas de peso, neutraliza la mayoría de frivolidades de lo que remolca, y a un precio razonable.

 

 

CARACTERÍSTICAS: