CITROËN C3 AIRCROSS, UN SUV CON ESPÍRITU JUVENIL

- Anuncio -

Si una de las muchas razones de ser del C3 Aircross era sustituir al C3 Picasso, el nuevo SUV urbano de Citroën puede presumir de haber logrado mucho más que eso, consiguiendo dar una vuelta a este segmento al que todas las marcas se van sumando. En el Citroën C3 Aircross BlueHDi 120 S&S Shine que hemos probado, todo encaja. Sus medidas, su diseño –tanto interior como exterior–, su equipamiento y su comportamiento combinan a la perfección, ofreciendo al usuario una experiencia de conducción renovada. Pero vayamos paso a paso.

El C3 Aircross enamorará a más de uno. Sea por los cuatro ambientes interiores que llenan de luz el habitáculo, sea por las llamativas combinaciones de colores que refrescan su imagen exterior, lo cierto es que este urbano derivado del C3 no deja indiferente a nadie. Con sus ocho tonos de carrocería (Negro Tinta, Blanco Natural, Gris Bruma, Cosmic Silver, Rojo Pasión, Breathing Blue, Beige Sable y Naranja Spicy), sus cuatro colores para el techo (Negro Tinta, Blanco Natural, Naranja Spicy o Arena) y sus cuatro packs Color (Negro, Blanco, Naranja y Gris), las posibilidades de personalización son más que nunca, proponiendo hasta 90 opciones distintas que permitirán adaptar el Aircross a cualquier personalidad.

Concretamente, nuestra unidad de pruebas combina el tono azul de la carrocería y el techo con el negro del pack Color, que pinta elementos como las barras del techo o las llantas. El frontal, de la misma manera que ocurre en el C3 y en el C4 Cactus, cuenta con dos niveles de ópticas que se unen mediante dos líneas que surgen del chevrón central.

En la parte trasera, sobresalen las ópticas horizontales con efecto 3D. Y, en el diseño lateral, destacan los pasos de rueda de plástico trapezoidales, que confieren al C3 Aircross un carácter más parecido al de los todoterrenos.

- Anuncio -

APROVECHAMIENTO ÓPTIMO DE LAS MEDIDAS

Aun sin superar los 4,15 metros de largo, el modelo es capaz de ofrecer cinco plazas y un maletero suficientemente amplio, con 410 litros de capacidad o hasta 520 en caso de desplazar la banqueta trasera. La distancia de 2,60 metros entre ejes también contribuye a la comodidad de los tres ocupantes que pueden acomodarse en los asientos de la parte trasera.

Los asientos, que ofrecen distintos tipos de tapicerías, destacan por sus generosas dimensiones. Sin embargo, hemos echado en falta un grado más de agarre lateral. De hecho, en carreteras de curvas, el cuerpo no acaba de quedar bien sujeto al plano respaldo de dichos asientos.

Si de algo va sobrado el C3 Aircross Shine, es de equipamiento. El modelo lleva de serie sistemas como el regulador de velocidad con reconocimiento del límite máximo permitido según cada tipo de vía, la alerta de cambio involuntario de carril, la alerta de atención del conductor, el sistema de detección de vehículos y obstáculos con frenada de emergencia incluida y la cámara de visión trasera combinada, a su vez, con sensores de aparcamiento.

Además de estos sistemas de seguridad de serie, ofrece algunos otros de manera opcional. El head-up display en color es uno de los elementos que el comprador puede elegir añadir a su unidad, sumando 400 euros al precio original. Además, el conductor dispone de cinco modos de conducción distintos (Normal, Arena, Nieve, Todocamino o ESP Off), que le ayudarán a adaptarse al uso que se le quiera dar al vehículo y al terreno por el que se quiera circular.

Mediante la pantalla táctil central de hasta 7 pulgadas del C3 Aircross, el usuario puede controlar el equipo de audio, el equipo de telefonía, las aplicaciones, el navegador e, incluso, el climatizador. Además, permite la conectividad con smartphones mediante los sistemas Android Auto o Apple CarPlay. Su ubicación es, con seguridad, su defecto más notable, pues queda un poco baja a la vista, dificultando cualquier acción que se quiera realizar.

OFERTA MECÁNICA COMPLETA

Por norma general, los SUV priorizan la comodidad de su conductor y del resto de sus ocupantes por encima de la estabilidad en los pasos por curvas, pues se definen a sí mismos como vehículos expresamente ideados para viajar acompañado del máximo confort. Sin embargo, este desequilibrio entre comodidad y estabilidad que encontramos en la mayoría de urbanos pertenecientes a este segmento no se presenta en este caso, que acaba ofreciendo un comportamiento general notable. Del motor diésel que hemos probado, BlueHDi con 120 CV de potencia (también disponible en la versión con 100 CV), tampoco tenemos queja, logrando un consumo medio de 6,4 l/100 km. En cuanto a los motores gasolina, se puede elegir entre un PureTech de 82 CV, un PureTech de 110 CV S&S o la misma versión de este último de 130 CV. A todos estos, se añadió un PureTech de 110 CV S&S con cambio automático para acabar de completar la oferta del C3 Aircross.

FICHA TÉCNICA: