Recorrido por Las Vegas, Gran Canyon, Monumental Valley, Death Valley y ruta 66 en autocaravana

- Anuncio -

The old far west

Aunque en la televisión estos territorios tienen una presencia casi permanente a nivel mundial, lo cierto es que la distancia hace que nos parezcan lugares míticos. Sin embargo recorrer la ruta 66 y lugares como Las Vegas y los territorios de Arizona, Nevada y California que la rodean es una realidad perfectamente asumible para un inolvidable recorrido vacacional, con todo el sabor del salvaje oeste.

Texto: Joan Garriga Fotos: Arantxa Fuertes, M.Lorca y J.G.

Si estamos dispuestos a soportar volar en clase turista, bolsillo obliga, durante unas 14 horas podemos plantarnos en la terminal del aeropuerto McCarran de Las Vegas y buscar la agencia de la compañía de alquiler de vehículos, para así poder iniciar una ruta por territorios espectaculares, que a buen seguro se convertirá en un viaje de esos que marcan nuestras vidas.

Sólo para ruteros

- Anuncio -

Las Vegas y el estado donde se encuentra esa especie de capital de los casinos y la ludopatía, convertida en el mayor parque de atracciones mundial para adultos, se encuentran en el centro de un área privilegiada, donde la naturaleza se empeña en hacernos olvidar que estamos en la primera  potencia mundial y podemos transportarnos fácilmente a parajes deshabitados y espectaculares donde sentiremos que nuestra vida depende de la integridad de nuestro vehículo y, sobretodo, del buen estado de su aire acondicionado. Empleando poco más de una semana y partiendo desde las Vegas, a través de la I 15 en dirección hacia Mesquite, podemos alcanzar algunos de los parajes naturales más bellos y espectaculares del continente norteamericano.

Las Vegas en sí misma se convierten en objeto de un viaje. En este lugar la leyenda nos dice que el fantasma de Elvis puede encontrarse al doblar la siguiente esquina y probablemente os ofrezca oficiar como casamentero en alguna de las muchas “chapelles”, auténticos monumentos al frikismo,  que se encuentran diseminadas a lo largo del Strip.

Un Strip a lo largo del cual cada vez que veáis un coche patrulla os parecerá que está a punto de aparecer Grissom para resolver uno de los casos de su afamada serie televisiva CSI Las Vegas. Pero además de patrulleros televisivos y estrellas del rock, Las Vegas es fundamentalmente una mega ciudad enfocada al ocio, donde uno puede encontrar cualquier tipo de espectáculo, restaurantes y bares musicales de absolutamente cualquier estilo… Todo ello además rodeado de enormes casinos: Stratosphere, Island Treasure, Encore, Venetian… Estamos en una ciudad donde lo mismo puedes pasar un fin de semana inolvidable como sufrir una mala tarde y arruinarte la vida en la ruleta. En las Vegas la actividad fluye las 24 horas del día, al brillo abrasador del sol le sucede el brillo de millones de luces de neón, capaces de iluminar el desierto desde varias millas a la redonda.

En ruta hacia Mesquite

Estamos al límite entre los estados de Nevada, Utah y Arizona, desde donde disfrutaremos el privilegio de acceder a la vertiente norte del Gran Canyon, lo cual nos ofrecerá unos inigualables parajes naturales sin el agobio propio de su vertiente sur, más próxima a Las Vegas y a sus ejércitos de turistas.

The Navajo Nation

Al parque natural del Gran Cañón del Río Colorado se accede mediante una cómoda carretera. En esta zona sólo encontraremos en cientos de millas a la redonda algún camping, una zona de bungalow y un hotel, de modo que uno de los sistemas más libres y prácticos de acceder allí es hacerlo en una de esas enormes caravanas de las que suelen disfrutar los norteamericanos. Ya sea un camper montado en la parte trasera de un pick up, un pequeño semirremolque acoplada a un pick up o bien uno de esos inmensos autocares que los norteamericanos transforman en autocaravana.

El parque natural se encuentra dentro de la reserva india perteneciente a la Nación Navajo y de hecho el impuesto que pagan los miles de turistas para acceder a él es uno de los principales ingresos para esta tribu. No hay que escatimar, se trata de unos pocos dólares, a cambio de los cuales disfrutaremos recorriendo caminos indicados junto a los bellos y espectaculares precipicios que configuran la vertiente Norte del Gran Canyon. Y para llegar a disfrutarlo no hay más que seguir las indicaciones del simpático guardabosques navajo : “Sigan recto y cuando aparezca un enorme precipicio frente a ustedes paren antes de caer en él. ¡No tiene pérdida!”

Arizona

Tras habernos maravillado con la visión del Gran Cañón, una opción interesante es seguir un poco más al Este, por la ruta ALT 89 que cruza desde Fredonia hacia el Marble Canyon, buscando uno de los escasos puentes que cruzan sobre el río Colorado, en uno de los puntos donde el cañón se estrecha y permite ser salvado.

Allí descubriremos dos cosas, una espectacular frontera natural  que nos introduce en la Arizona más desértica y la otra que el Río Colorado, cuando no baja arrastrando barro rojo por las lluvias, es más bien verdoso. Entramos en una de las partes más típicas de los USA, en estos territorios se vivieron buena parte de las leyendas del salvaje oeste; guerras indias, buscadores de oro, colonos…Además en el siglo XX y tras el gran crash del 29 la emigración de obreros en paro desde zonas como las de Detroit y Chicago hacia la nueva tierra prometida, California, convertiría una carretera, la Ruta 66, en una auténtica leyenda que todavía hoy perdura. Y todo ello, el inicio de las grandes rutas sobre asfalto y la leyenda de los truckers, los cowboys del siglo XIX se da cita en el territorio que ahora recorremos.

Si queremos sentirnos como el propio John Wayne cabalgando en Centauros del Desierto o disparando en La Diligencia, lo tenemos fácil, sólo debemos dirigirnos a otro punto destacado del Estado de Arizona. Nos referimos a Monumental Valley, en plena reserva Navajo y a pocas millas de la población de Kayenta. Allí el genial cineasta John Ford rodó algunos de sus mejores western y eso dejó esa reserva Navaja impresa en la mente de todos. Curiosamente nunca sucedió ningún hecho histórico o batalla alguna entre indios y el Séptimo de Caballería en lo que actualmente conocemos como Monumental Valley, pues se trataba de un lugar sagrado para las tribus indias de la zona y estuvo deshabitado hasta tiempos relativamente recientes. Sin embargo los western lo han unido permanente a la imagen de aquella legendaria época.

 

Seguimos hacia el Sur camino de Flagstaff, pasamos junto a viejas paradas de postas y restos de antiguas oficinas postales, que conservan la forja del herrero, los carruajes de los colonos y todo el carácter de un salvaje oeste que sigue vivo y se resiste a desaparecer pese a toda la modernidad que lo va invadiendo poco a poco.

Ruta 66

Si desde nuestra actual posición conducimos hacia el Oeste no sólo estaremos regresando hacia Las Vegas, pero ahora al sur del Gran Canyon, sinó que además esteremos recorriendo la vieja Ruta 66, aquí reconvertida en la actual I40 de doble carril y que soporta el incesante tráfico de millares de espectaculares trailers. En este tramo del camino podremos descubrir lugares como el bosque petrificado y aldeas como Kingsman, con moteles tan característicos que parecen un plató de rodaje de una de las películas de Tarantino.

A lo largo de la moderna autovía interestatal, la I 40, compartiremos asafalto con los inmensos camiones norteamericanos, tan espectaculares como veloces, de modo que conviene no creernos los dueños del carril de la izquierda, sinó queremos arriesgarnos a que uno de esos Peterbilt o Kenworth intente pasarnos por encima a más de 70 Millas por hora.

Para regresar hasta Las Vegas todavía cruzaremos otro más de los puntos destacados de los USA. Se trata de la presa Hoover, cuyo dique marca la frontera entre Nevada y Arizona y que desde su edificación en los años 30 formó uno de los mayores lagos artificiales de agua dulce del mundo. Esta inmensa reserva no sólo alimenta a Los Ángeles y por tanto permitió a esa gran urbe crecer sin problemas de agua potable,  que además cuenta con una central eléctrica.

Si todavía queremos vivir una aventura más antes de regresar al aeropuerto que nos devolverá al mundo real, podemos emplear nuestra última jornada de viaje en sudar, pasar calor y tratar de respirar a más de 50ºC. Sí, nos referimos al Death Valley, uno de los puntos más secos del planeta, ya en el vecino Estado de California, un par de cientos de millas que separan Los Ángeles y Las Vegas y que configuran una auténtica caldera natural.

Aquí el suelo es de sal, resto de antiguos lagos, y en el punto más bajo de esta depresión nos situaremos a más de 80 metros por debajo del nivel del mar, el punto más bajo de norteamérica. Todo un antídoto desértico y solitario frente al ajetreo multitudinario de Las Vegas.

Esta reserva natural nos traslada a parajes propios de África, constituye además uno de los puntos más deshabitados del planeta y encima limita al oeste con con áreas secretas militares que pasaron a la fama mundial debido a las pruebas de armamento que en ellas se han celebrado. En fin, un lugar que parece sacado de otro planeta.

Ficha técnica de la ruta

Recorrido total aproximado: 1.500 millas (2.300 kms)

Ruta realizada: Las Vegas-Mesquite-Jacob’s Lake (Vertiente norte Gran Cañón)-Marble Canyon-Kayenta (Monumental Valley)- Flagstaff-Kingman(Ruta 66)-Presa Hoover- Death Valley- Las Vegas

Tiempo: Entre una semana y 15 días, aunque cualquier punto del recorrido permite alargar la estancia para disfrutar de sus atractivos.

Principales puntos de interés: Las Vegas y sus casinos, Parque natural del Gran Cañón con múltiples rutas de trekking, Parque natural Monumental Valley, reserva india Navajo, Ruta 66 en su tramo de Arizona, ciudad colonial de Flagstaff y sus alrededores boscosos incluyendo Sedona, Presa Hoover, parque natural del Death Valley, desierto extremo con temperaturas que en verano superan habitualmente los 45 ºC y han marcado puntas superiores a los 50ºC.

Como llegar: Desde Barcelona y Madrid existen vuelos de diversas compañías que con un enlace o dos nos permiten llegar al aeropuerto internacional McCarran de Las Vegas. A través de internet múltiples compañías de alquiler nos permiten disponer de cualquier vehículo de alquiler en Las Vegas, incluída una gran oferta de autocaravanas.

Costes y facilidades de la ruta: Moverse en carretera por los USA resulta más económico que por España y Europa, dado que pagaremos el combustible a un tercio del precio que aquí encontramos y la no existencia de peajes más que en tramos urbanos muy concretos, que quedan fuera de este recorrido.

Siempre y cuando recorramos rutas interestatales disponemos de centros comerciales y truck stop donde los restaurantes y las tiendas de comestibles resultan económicos.  Muy importante, asegurarse que la climatización y radiador del vehículo elegido funcionen perfectamente y contar con reservas abundantes de agua, puesto que recorreremos una zona de temperaturas extremas.